Mueren dos presos en los calabozos de la comisaría de Motril con dos días de diferencia

Imagen dearchivo de la comisaría de Motril.
Imagen dearchivo de la comisaría de Motril. / JAVIER MARTÍN

Se han abierto dos investigaciones judiciales sobre los fallecimientos, que tuvieron lugar en unas celdas que no están vigiladas por cámaras

M. N. Y J. R. V.MOTRIL

La Subdelegación del Gobierno en Granada confirmó ayer la apertura de dos investigaciones judiciales a raíz de las muertes de dos hombres cuando cumplían internamiento preventivo en los calabozos de la comisaría de Motril. Las muertes tuvieron lugar con apenas dos días de diferencia, la pasada semana, pero los casos no tienen relación alguna. Todo apunta a que se trata de dos suicidios.

Desde el gabinete de prensa de la Policía Nacional no ofrecieron ayer información oficial sobre estas muertes, pese al ser solicitada. No obstante, según pudo saber este periódico de fuentes internas, los fallecidos son dos presos de nacionalidad española, que fueron detenidos por distintos motivos. Uno de ellos estaba entre rejas tras una denuncia por malos tratos en el ámbito doméstico tras una agresión a su madre.

Las muertes tuvieron lugar mientras se encontraban encerrados en las dependencias policiales por lo que, siguiendo el protocolo habitual en estos casos, el juzgado decretó la apertura de sendas investigaciones para aclarar las circunstancias de los fallecimientos que comportarán, a su vez, las correspondientes pesquisas internas. Fuentes de la comisaría de Motril también aseguraron a este periódico que, en ambos casos, los agentes que se encontraban trabajando los días en los que tuvieron lugar los fallecimientos cumplieron los protocolos de seguridad establecidos. Los policías realizan una ronda de vigilancia en las celdas como mínimo cada hora.

Más información

No obstante, se da la circunstancia de que la comisaría de la Policía Nacional en Motril no cuenta con cámaras de vigilancia que permitan a los agentes el control de los internos recluidos en las celdas más allá de estas rondas. Sólo hay una cámara en la zona de los calabozos y apunta al pasillo, por lo que la celdas escapa al control de las cámaras de seguridad. Aunque el agente que estuviera encargado de custodiar a los presos cumpliera el protocolo de vigilancia, hay intervalos en los que los internos están sin controlar. Por otro lado, hay otro policía encargado de visionar las imágenes que ofrecen todas las cámaras de seguridad de la comisaría, las instaladas en dependencias interiores y en el exterior. En otros calabozos, como los de la capital granadina, sí existen cámaras que permiten controlar a los internos dentro de las celdas en todo momento.

Este periódico también pudo saber que, ya antes de los sucesos de esta semana, desde la comisaría de Motril se había solicitado nuevas cámaras a la Dirección General de la Policía para instalarlas en la zona de los calabozos, aunque se trata de un tema delicado por el derecho a la intimidad de los internos.

Más medios

Desde el Sindicato Unificado de Policía tampoco quisieron ayer pronunciarse sobre las muertes ocurridas, con apenas dos días de diferencia en los calabozos de la comisaría de Motril, ni aportaron información sobre los hechos. No obstante el sindicato sí señaló que lleva tiempo demandando más medios para la comisaría de Policía Nacional en la localidad costera, tanto un refuerzo de agentes como nuevas cámaras de vigilancia en los calabozos y que le consta que estas peticiones han sido elevadas a comisaría provincial a la Dirección General de la Policía.

Fotos

Vídeos