Motril solucionará con empresas privadas la limpieza de Playa Granada y los polígonos

Un operario de Limdeco en Varadero, una de las zonas que pasará a estar limpiada por empresas privadas. /Javier Martín
Un operario de Limdeco en Varadero, una de las zonas que pasará a estar limpiada por empresas privadas. / Javier Martín

El gobierno intentará paliar con 400.000 euros anuales el déficit del servicio que se presta ahora en estas zonas

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

Motril ciudad tiene un problema –y grande– con la limpieza en general que se agrava en zonas concretas como los polígonos industriales o, paradójicamente, su escaparate turístico, Playa Granada. Lo dice la calle, la oposición y lo reconocen hasta los propios trabajadores de la empresa pública Limdeco, que ha perdido cincuenta trabajadores en los últimos ocho años y arrastra un déficit de inversiones y de maquinaria.

Que los barrios y las zonas mas turísticas de Motril no luzcan como debieran es por tanto la consecuencia directa de la situación límite a la que ha llegado a la empresa pública, asfixiada por una deuda millonaria, quebrada y actualmente en proceso de disolución por parte del Ayuntamiento, que va a subrogar a sus trabajadores.

El responsable de idear soluciones para reparar el desaguisado de Limdeco y que la ciudad de Motril esté más limpia es el teniente de alcalde Francisco Sánchez Cantalejo (PSOE), que ha heredado la patata caliente que se han ido pasando los sucesivos gobiernos y que ahora trata de poner en marcha grandes soluciones para un problema a la medida.

Entre la batería de medidas que ya ha puesto en marcha para tratar de reconducir la situación en la empresa de limpieza están la externalizar de servicios que Limdeco asumía hasta ahora, como la grúa municipal o la gestión de un parking público en el centro de Motril, y devolver a esos trabajadores a tareas de limpieza.

Nuevo modelo

Pero aún así no llegan, por lo que Sánchez Cantalejo va a intentar reforzar la limpieza de la ciudad cambiando el modelo de gestión y contratando a empresas privadas para que asuman la limpieza de las zonas donde ahora mismo el servicio es deficitario, como los polígonos industriales o Playa Granada, donde las quejas de turistas y residentes fueron un clamor el pasado verano ante las imágenes de contenedores de basura desbordados, pequeños nidos de suciedad o suelos pegajosos en pleno mes de agosto.

Bastante más visible es la basura en la zona de los polígonos industriales, donde los nidos de basura no hay que buscarlos, aparecen por las esquinas ya que estas calles no entran en el recorrido básico de los sectores en los que Limdeco tiene distribuida la ciudad a diario. En los polígonos la recogida de basura sí es diaria pero lo que es limpiar se hace ‘a demanda’.... o lo que es lo mismo, cuando se puede. E igualmente la limpieza de solares y retirada de hierbas se planifica de dos en dos meses.

Pero la situación va a cambiar radicalmente si a Sánchez Cantalejo le salen bien los planes. El Ayuntamiento de Motril ya ha publicado el pliego de condiciones para sacar a concurso la limpieza de las zonas de Playa Granada, los barrios portuarios de Santa Adela y Varadero y los polígonos industriales. La adjudicación de estas zonas a empresas privadas permitirá cubrir el déficit actual del servicio con un refuerzo de la limpieza manual, mecanizada, trabajos de retirada de hierbas...

Evaluación

Los trabajos han salido a concurso con un presupuesto de unos 400.000 euros para un año. Al asumir una empresa privada estas zonas, los trabajadores de Limdeco reducirán su ámbito de actuación y de paso podrá lucirle más el pelo al resto de Motril. Sánchez Cantalejo insiste en que el trabajo de la empresa privada que se encargue de estas zonas se irá evaluando periódicamente.

«Iremos analizando si estas zonas están más limpias sin que los costes sean más altos que los actuales. Recuperamos trabajadores municipales para limpiar el resto de Motril y estas zonas las mejoramos reforzando un servicio que no se está prestando en condiciones», resume Sánchez Cantalejo.

Su intención es que la empresa privada pudiera estar limpiando ya Playa Granada este mismo verano, pero acaba de publicarse el concurso para buscar empresa y los plazos y los trámites administrativos en los contratos de esta cuantía suelen alargarse por lo que va a estar ajustado.

Ahorro

El teniente de alcalde insiste en que externalizar la limpieza de distintos barrios no implicará más costes en el servicio ya que el contrato a la empresa privada se financiará con el dinero que se ha ahorrado con el proceso de remunicipalización de Limdeco. «Ahora el control del gasto está ejecutado por la Intervención municipal y además en estos años las plazas de lo empleados que se han ido jubilando se han ido amortizando», señala.

Una huelga "desproporcionada"

La convocatoria de huelga en el servicio público de limpieza de Motril para el próximo 20 de marzo ha sorprendido al gobierno municipal, que la considera desproporcionada. Además de garantías sobre su futuro, los trabajadores de la extinta Limdeco reclaman la subida salarial que el anterior gobierno contempló en su convenio y que supone un gasto de 100.000 euros anuales más en masa salarial que, según Sánchez Cantalejo, el Ayuntamiento no puede asumir. «El interventor ha hecho un informe en el que dice que no se pueden subir esas cantidades porque va en contra de la ley de presupuestos del estado», alega Sánchez Cantalejo. «Están en su derecho pero la huelga indefinida me parece una medida desproporcionada. Estamos hablando de unos porcentajes mínimos y de que hay voluntad de llegar a acuerdos. Que los trabajadores utilicen el máximo recurso de presión, la huelga sin fin, es matar moscas a cañonazos», zanja.

Un ahorro en vacantes que permite cubrir esos 400.000 euros que se invertirán en el sistema de concesiones, en lugar contratar más empleados públicos por parte del Ayuntamiento, que, según justifica Sánchez Cantalejo, no puede hacerlo ya ni a través de Limdeco ni de forma directa porque no se lo permite la ley de presupuestos por la situación económica municipal.

Basura en Playa Granada, en julio de este pasado año. / Javier Martín

Convocatoria de huelga

La medida de externalizar servicios llega además en un momento delicado para los trabajadores de Limdeco, que han convocado para el próximo 20 de marzo una huelga indefinida para protestar ante la situación de incertidumbre que viven tras la disolución de la empresa y el proceso de integración de sus 140 trabajadores en la plantilla municipal del Ayuntamiento de Motril.

La asamblea de trabajadores aprobó la huelga como protesta ante «la inaplicación del convenio colectivo» que recogía una subida salarial y por la «demora y parálisis del proceso de integración

La plantilla de Limdeco Exteriores aprobó en asamblea de trabajadores la convocatoria de una jornada de huelga indefinida para el próximo 20 de marzo, a modo de protesta, debido a la inaplicación del convenio colectivo por parte de la empresa; así como debido a «la demora y parálisis en el proceso de integración de la plantilla –unos 140 trabajadores– en el Ayuntamiento».

Garantías

Una medida de presión que Sánchez Cantalejo considera desproporcionada porque, según asegura, todos los puestos de trabajo están garantizados. «No hay peligro ni riesgo de su trabajo, lo que hay es falta de información», asevera Sánchez Cantalejo. Y es que el proceso de disolución de la empresa pública está resultando muy complejo. «No estamos parados pero es un proceso largo y difícil y si nos saltamos pasos los perjudicados serían los propios trabajadores. No tenemos donde fijarnos, somos los primeros que estamos haciendo un proceso así de reabsorción de los trabajadores y hay que aclarar cual será la relación contractual final. Pero que tengan tengan claro que todos van a ser empleados públicos con garantías, con más que antes porque van a depender de un ayuntamiento que se va saneando», concluye.

Fotos

Vídeos