Motril y Salobreña, sin vigilantes de la playa en pleno verano

Caseta de vigilancia cerrada en la playa de La Charca en Salobreña. / Javier Martín

Los líos administrativos retrasan la puesta en marcha del servicio de socorrismo en Motril y Salobreña

Laura Gautier
LAURA GAUTIERMotril

Los bañistas que han ido desde el pasado uno de julio a refugiarse del calor en las playas de Motril y Salobreña se han encontrado con una sorpresa: ni un solo socorrista velaba por su seguridad. Como el servicio no se estaba prestando, las casetas de los vigilantes estaban cerradas y ni siquiera podían guiarse por las banderas que informan sobre el estado del mar de cara al baño: no había ni una. Muchos de ellos incluso hicieron la foto de rigor ante esta insólita escena y la subieron a redes para denunciar que no se esté prestando este servicio, en plena temporada alta y con las playas a rebosar.

No es que los ayuntamientos no hayan contratado el servicio, sino que se han encontrado con una serie de trabas administrativas que han hecho que la puesta en marcha de la vigilancia en las playas se haya retrasado. En el caso de Motril, aún no hay empresa de socorrismo porque la empresa adjudicataria renunció al contrato el pasado 30 de junio, tan sólo un día antes de la puesta en marcha de la vigilancia en las playas, dejando en la estacada al Ayuntamiento. Ante esta situación, según explicó la teniente de alcalde de Playas, Alicia Crespo, se decidió en mesa de contratación dar el servicio a la segunda empresa en la lista: Cruz Roja. La organización, a quien también pilló por sorpresa la adjudicación en el último momento se encuentra ahora gestionando sus recursos para contar con el personal y el material necesario para ofrecer el servicio con solvencia. Se espera que entre el 15 y el 17 de julio los socorristas estén ya en sus puestos tanto en Playa Granada como en Playa Poniente.

Mientras tanto y desde el pasado fin de semana, serán los voluntarios los que se encarguen de vigilar el litoral motrileño con un total de entre 15 y 18 efectivos. "El servicio está garantizado", afirmó Alicia Crespo, que no escondió la tensión vivida después del anuncio de la empresa. "Fue una semana horrible", admitió.

En Salobreña, el retraso lo han motivado las contrataciones. Según explicó el concejal Gabriel Alonso, es el propio Ayuntamiento quien se encarga de seleccionar a sus 18 socorristas. En esta ocasión, según apuntó el edil, el Consistorio ha tenido que enfrentarse a las alegaciones presentadas por los aspirantes no seleccionados, algo que les ha obligado a revisar de nuevo la selección y perder tiempo. A este problema, que se solucionó el jueves 29 de junio se le sumó otra traba: la presentación de un informe que acredite que los seleccionados no cuentan con antecedentes penales. Un requisito indispensable para quienes trabajan con menores, explicó Alonso, que indicó que al retrasarse la selección definitiva, también se ha retrasado la consecución de esta documentación.

Ahora, Alonso espera que todo esté listo para que mañana miércoles los socorristas ya estén en sus puestos.

Fotos

Vídeos