Motril limitará con un bando el lanzamiento de cohetes tras los tres incendios en Nochevieja

Imagen del descampado de Santa Adela, este martes con el rastro que dejó el incendio./JAVIER MARTÍN
Imagen del descampado de Santa Adela, este martes con el rastro que dejó el incendio. / JAVIER MARTÍN

Los bomberos tuvieron que sofocar otros dos fuegos motivados por petardos, además del de Santa Adela, durante fin de año

LAURA UBAGOMOTRIL

Quien juega con fuego puede terminar quemando. Y tirar cohetes puede ser un juego bastante peligroso. El Ayuntamiento de Motril prohibirá o limitará el uso de petardos como los que causaron el incendio en un descampado próximo al barrio de Santa Adela, que obligó al desalojo de 30 familias durante la pasada Nochevieja.

La teniente de alcalde de Seguridad, Mari Ángeles Escámez, indicó que pedirá a la alcaldesa que emita un bando para controlar quién y dónde se pueden usar cohetes después de que estos artefactos fuesen los causantes del fuego, tal y como han confirmado los bomberos a la concejala. «Ellos lo tienen claro. Han sido cohetes. No sabemos si legales o ilegales, pero en cualquier caso, los petardos no los pueden tirar cualquiera donde pillen», expresó ayer con enfado la edil, que estuvo en el incendio, que comenzó pasadas las doce de la noche. «No podemos consentir que los cohetes mal usados pongan en peligro la seguridad de todos», dijo con contundencia Escámez, que añadió que son «bombas en manos de la gente».

La concejala de Seguridad explicó que el incendio del descampado de Santa Adela –de unos 2.500 metros de extensión– mantuvo en vilo y asustadas a estas 30 familias y a un retén de bomberos trabajando cinco horas porque el viento alejaba las pavesas y se iban creando nuevos focos. «No podemos consentir que los cohetes provoquen incendios. La Policía Local revisará los locales que los venden para ver si son legales y a quiénes se los venden porque no se pueden facilitar a menores», explicó la edil.

Bomberos sin cenar

Mari Ángeles Escámez señaló que esa noche hubo dos incendios más en Motril provocados por petardos: uno en el camino que va del Alcampo al Hospital y otro en las inmediaciones de La Almudena. «Estamos escasos de bomberos y esa noche había trabajando un retén. Al haber incendios en varios puntos se necesitaron refuerzos y algunos agentes dejaron de cenar con sus familias para trabajar y les estoy muy agradecida por ese esfuerzo», recalcó.

Por eso, la teniente de alcalde de Seguridad está convencida de que hay que controlar qué petardos se venden, a quiénes y dónde pueden o no tirarse. «Ya no es sólo en las fiestas, es que los venimos escuchando todo el año y habrá que prohibir un mal uso antes de que pase una desgracia», subrayó la concejala.

Fotos

Vídeos