Los médicos de Urgencias de Motril advierten de que podrían tener que derivar pacientes a Granada

Los médicos han puesto carteles en las Urgencias advirtiendo de los retrasos. /Javier Martín
Los médicos han puesto carteles en las Urgencias advirtiendo de los retrasos. / Javier Martín

Los facultativos han estallado y han denunciado en Fiscalía la falta de profesionales en el Hospital motrileño

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

Los médicos de las Urgencias del Hospital de Motril están agotados. «Están reventados... alguno ha tenido arritmias y no saben si se irán de vacaciones, ni cuándo. Y, claro, esto no ayuda mucho». Habla Antonio Fernández Pérez, otorrino de este centro y vicepresidente del Sindicato Médico de Granada, que tan sólo hace de portavoz de la inmensa mayoría de los doctores de este hospital comarcal que han denunciado la «crítica» situación en un comunicado.

Ayer, a las ocho de la mañana, unos 80 médicos se reunieron y decidieron expresar su malestar y advertir a la población de la carencia de facultativos en el servicio de Urgencias, que está afectando al servicio y a los propios profesionales. Hacen muchas guardias y esto les está minando en el terreno personal. Además, las esperas se han incrementado y, por eso, unos carteles en la sala de espera siguen advirtiendo de las demoras que pueden producirse por esta falta de personal, que se da también en el servicio de Enfermería.

«La situación de la plantilla de facultativos del Servicio de Urgencias viene siendo, desde hace meses, insostenible por su drástica reducción y sigue agravándose después de la renuncia de varios de sus miembros en los últimos días y la falta de una adecuada y previsora política de gestión de recursos humanos de la que hacen gala tanto la dirección del área como la delegación provincial de Salud», expresan los médicos del hospital, que calculan que ahora faltan nueve facultativos en las Urgencias después de que hayan llegado algunos y se hayan marchado otros. Según los datos de la propia Gerencia, suelen ser 22 médicos y ahora hacen guardia unos 12 o 13.

Los médicos advierten que esta precariedad en las plantillas genera una enorme sobrecarga de trabajo sobre todos los facultativos del hospital –incluyendo los Médicos Residentes– que inevitablemente pueden repercutir en demoras, en la comodidad en la atención e incluso en la seguridad del paciente, porque dicen que hay algunos que «son atendidos por MIR de otras especialidades, porque hay facultativos con exceso de guardias acumuladas y jornadas de trabajo de 24 horas en las que, en muchos casos, no existe descanso o no el suficiente», resaltan los médicos.

Otra consecuencia de que no haya profesionales suficientes es el «deterioro de la salud» de los médicos derivada de la sobrecarga laboral y la posibilidad de que el Servicio de Urgencias o algún otro no pueda atender determinadas patologías, sobre todo en verano, y «tengan que derivarse su atención a los hospitales de Granada antes que tener que someterse a esperas que puedan suponer un daño añadido a su salud». «No ha ocurrido pero puede llegar el día en que haya que decirle al paciente: o espera usted seis o siete horas para ser atendido o tengo que derivarlo a Granada», apunta Antonio Fernández, vicepresidente del Sindicato Médico, que desea no tener que verse en esta situación y que se pueda resolver la escasez de médicos antes de que empiece el verano y se multiplique la población de la Costa y por tanto, los pacientes de las Urgencias.

Los médicos de Urgencias del Hospital comarcal Santa Ana, quieren 'curarse en salud' y advertir a los órganos externos de la mala situación que están viviendo y de a qué se exponen los pacientes que acudan a este servicio.

Por eso, han puesto una denuncia ante la fiscalía de la Audiencia Provincial y ante la Inspección de Trabajo, que ha sido apoyada por todos los facultativos del Hospital motrileño.

Riesgo de cometer errores

«La enorme sobrecarga laboral que venimos soportando desde hace meses como consecuencia de la falta de médicos, hacen que se vea afectada la adecuada asistencia a los usuarios y, por otro lado, nuestra conciliación de la vida familiar y laboral e incluso nuestra salud, con el riesgo de cometer errores en nuestro trabajo y con el aumento de las demoras. Además esas circunstancias, lejos de mejorar no hacen sino empeorar y más lo harán cuando se acerque el verano», han denunciado los facultativos de Urgencias ante la Fiscalía.

Además señalan que «la falta de reconocimiento, una vez informado, del problema real existente que ha demostrado en sus recientes declaraciones el gerente del Hospital de Motril, contribuye a crear falsas expectativas a la población de Motril sobre lo que verdaderamente se va a encontrar si han de utilizar nuestro servicio», añaden.

Los facultativos cuentan, además, que los médicos residentes, ante la falta de profesionales que puedan tutelar eficazmente su formación, se han dirigido a sus unidades docentes para denunciar la situación que sufren. «Un MIR no puede ocupar una plaza asistencia, si falta, no debería ni notarse», dicen los médicos en un comunicado en el que apuntan que los residentes, no descartan, una huelga.

Fotos

Vídeos