Un día en Medicina Interna

El doctor José Ignacio Ruiz Díaz atiende a los participantes en las jornadas de puertas abiertas. /Javier Martín
El doctor José Ignacio Ruiz Díaz atiende a los participantes en las jornadas de puertas abiertas. / Javier Martín

El área que más pacientes atiende del hospital de Motril abrió sus puertas para dar a conocer mejor el trabajo de los profesionales y enseñar así a valorarlo

MERCEDES NAVARRETE

Es el Área con más camas de todo el hospital de Motril, la más importante también en número de facultativos y una especialidad fundamental en hospitales comarcales, como el de la Costa granadina, que no cuentan con todas las Especialidades Médicas. Medicina Interna es vital para el buen funcionamiento del hospital y sin embargo es una de las áreas más desconocidas.

Y es que, cuando se habla de un especialista en Pediatría o Ginecología, por ejemplo, no hay lugar a dudas. Todo el mundo sabría definir exactamente sus funciones. Pero ¿y un internista? ¿A qué se dedica exactamente? ¿Sabría toda la población contestar correctamente a esta pregunta?

Para responderla con todo lujo de detalles y mostrar cómo trabajan en el hospital de Motril, el área de Medicina Interna del hospital comarcal, que dirige el doctor José Ignacio Ruiz Díaz, ha querido abrir sus puertas, como forma de acercarse a los pacientes y a los ciudadanos en general en un ejercicio de pedagogía y transparencia.

El objetivo era mostrar el día a día de los profesionales del Área y explicar las importantes funciones que realizan.

«El internista es un médico general especializado en la atención intrahospitalaria y que tiene una visión integral de los problemas del enfermo, no solo físicos sino también humanitarios. Tenemos una visión humanitaria integradora», explicaba de forma didáctica el doctor Ruiz Díaz. Abundando en un ejemplo que todo el mundo puede entender, el doctor apuntó que el internista es como el ‘médico de familia’ del hospital.

"Si nosotros no estamos, el hospital no funciona, hacemos una labor intergradora"

"Si nosotros no estamos, el hospital no funciona, hacemos una labor intergradora" doctor josé ignacio ruiz díaz

«Si nosotros no estamos, el hospital no funciona, hacemos una labor integradora muy importante», añadió el doctor, que puede presumir de 30 años de ejercicio en la sanidad pública. Una carrera que empezó, precisamente, en el hospital de Motril, donde formó parte del equipo médico fundacional del Santa Ana. Como público en estas primeras jornadas de puertas abiertas, los profesionales de Medicina Interna quisieron invitar a representantes de asociaciones que engloban a pacientes, como la de diabéticos motrileños, ADIMO, ACOMPALIA, que se vuelva en los pacientes que necesitan cuidados paliativos, APROSMO, dedicada a las personas con discapacidad intelectual, la asociación motrileña de enfermos renales ACERCOA o la junta local de la Asociación Española de lucha contra el cáncer. Todas estas asociaciones pertenecen a la comisión de participación ciudadana del hospital.

Las funciones del internista

Durante un recorrido por la planta, los profesionales de Medicina Interna fueron explicando a los participantes cuáles son las funciones del médico internista, su formación o las patologías que tratan habitualmente en la planta. Ictus, insuficiencias cardiacas, neumonías, gripes, infartos de miocardio... en definitiva, «todo lo que no se opera», apuntaba, también por resumirlo en pocas palabras y de forma didáctica el jefe de sección de Medicina Interna del Santa Ana, Jesús Palomares.

Otro de los puntos en los que incidió el jefe del Área, el doctor Ruiz Díaz, es en el trabajo coordinado que realizan desde el hospital con Atención Primaria. «Vamos a los centros de salud y hacemos tutorías con los médicos de Familia. Hay diez unidades de gestión clínica con un internista referente. Estudiamos conjuntamente casos, tratamientos, evaluamos seguimientos...», relataba el doctor.

Fundamentales en un comarcal

«En un hospital donde no están todas las especialidades la labor del internista es fundamental», incidió el médico, que recordó que la suya es una especialidad troncal, que se está potenciando a nivel europeo en estos momentos. Desde el pasado mes de octubre, el equipo de profesionales de Medicina Interna se encarga también de la Unidad de Cuidados Paliativos, que se ha integrado en este área. A través de un recorrido por las distintas partes de la planta, desde la sala de sesiones hasta las habitaciones de los pacientes, los profesionales fueron explicando distintos aspectos del funcionamiento diario de la unidad. Por ejemplo, cómo se distribuye el trabajo o qué protocolos de intimidad ponen en marcha cuando tienen que meter tres pacientes en una habitación.

Y es que estos meses de pleno invierno son ‘temporada alta’ en la planta de Medicina Interna, donde se producen una gran cantidad de ingresos, lo que obliga incluso a trasladar pacientes de este Área a habitaciones de otras plantas del hospital.

"Enseñamos nuestro trabajo para que los pacientes lo comprendan mejor y valoren"

"Enseñamos nuestro trabajo para que los pacientes lo comprendan mejor y valoren" toñi rodríguez (supervisora enfermería)

«El objetivo de mostrar nuestrotrabajo es también que los pacientes y los usuarios en general lo comprendan y lo valoren. Que sean pacientes y que vean el volumen de trabajo que abarcamos. Que si nos llaman de una habitación y no hemos ido que comprendan que es porque estamos atendiendo otra cuestión prioritaria en ese momento», comentaba la supervisora de Enfermería de Medicina Interna, Toñi Rodríguez, que recordaba que en el Área atienden enfermos muy dependientes, de edades avanzadas con múltiples patologías... «A mi se me pasa la mañana volando, ¡me falta tiempo!», explicaba la responsable de los profesionales de Enfermería, que también se afanó por dar consejos básicos como evitar que los niños visiten a enfermos en el hospital o que los acompañantes guarden silencio y respeten el descanso de los pacientes.

«Que la planta funcione bien es trabajo de todos, de pacientes y acompañantes», apuntaba el jefe del Área. Con sus explicaciones, el doctor Ruiz quiso dejar muy claro a la población de la Costa y la Alpujarra que, aunque en el hospital comarcal no tengan endocrino, nefrólogo o neumólogo, los internistas hacen esa labor con gran profesionalidad. Están en buenas manos.

Temas

Motril

Fotos

Vídeos