Un hospital para dormir y callar

Algunos de los responsables que lideran el proyecto ‘Sueñón’ en el hospital de Motril con el semáforo que se enciende si se superan los decibelios de ruido. De izquierda a derecha Gabriel Pérez Rodríguez, Elena Morales Laborías, Mari Ángeles García Rescalvo, Berta Gorlat Sánchez, Toñi Rodríguez, Vicente E. Peis Redondo y Fabiola Ojeda Virto. / Javier Martín

El Santa Ana de Motril implanta con éxito novedosas medidas para velar por el descanso de los pacientes. Semáforos que miden decibelios, luces fuera y hasta leche caliente y sábanas estiradas... Todo para que sus pacientes duerman como bebés

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETEMotril

Pasar una noche en el hospital ha sido, tradicionalmente, sinónimo de no pegar ojo. Y sin embargo, un buen descanso es clave en la recuperación hasta el punto de que hay estudios científicos que evidencian que a los pacientes que duermen bien les puede cicatrizar antes una herida, por ejemplo. Por eso el hospital comarcal Santa Ana de Motril ha puesto en marcha un novedoso proyecto que pretende velar por el sueño de sus pacientes ingresados. Desde semáforos que miden los decibelios para mantener a raya el ruido de las plantas, hasta rutas alternativas en el traslado de pacientes para evitar ruidos nocturnos en los pasillos hasta vasos de leche caliente y sábanas estiradas antes de dormir. Estas son algunas de las muchas medidas que el hospital motrileño ha implantado con éxito para conseguir que sus pacientes hospitalizados duerman como bebés.

El proyecto ‘Sueñón’ está impulsado y coordinado a nivel nacional por la Unidad de Investigación en Cuidados de la Salud del Instituto Carlos III y el hospital motrileño es el primero de Granada en sumarse y uno de los pioneros en Andalucía. La iniciativa está liderada por Enfermería pero tiene profundamente implicado a todo el personal del hospital del sur de Granada, donde los logos proyecto ‘Sueñón’ llenan paredes y salvapantallas.

"Somos consciente de que los hospitales no facilitan el sueño, el ruido de los propios profesionales al trabajar, alarmas, teléfonos, los acompañantes... por eso queríamos hacer algo para cambiar esto porque estamos muy preocupados por la cantidad y calidad del sueño de nuestros pacientes", explica la directora de Enfermería del hospital de Motril, Berta Gorlat. Lo primero, según relata Gorlat, fue crear un grupo de trabajo interdisciplinar con profesionales del hospital que se dedicó a analizar, unidad por unidad, todos los factores que estaban interfiriendo en el sueño de los pacientes.

A partir de ahí, se diseñaron medidas para favorecer el descanso en todas las plantas, incluida la UCI que es la más ruidosa. Entre los cambios de funcionamiento del hospital que ha introducido el proyecto ‘Sueñón’ está, por ejemplo, la creación de rutas alternativas para el traslado de pacientes de manera que se eviten ruidos en los pasillos durante la noche. Además, se planifica el trabajo para evitar traslados innecesarios y se han decretado ‘horas mágicas’ (desde las doce de la noche hasta las siete de la mañana) en las que los profesionales minimizan el ruido .

Adelantarse

"Con medidas sencillas como restringir traslados innecesarios, ajustar la medicación para evitar tomas nocturnas, quitar alarmas de monitores o mejorar la comunicación entre profesionales se favorece el descanso, es mucho más que evitar el ruido y apagar luces", apunta Elena Morales, enfermera jefa del Bloque de Cuidados. "Por ejemplo, nos podemos adelantar al dolor postquirúrgico para que el paciente no te tenga que llamar a las dos de la mañana cuando el dolor ya es insoportable", incide la doctora Mari Ángeles García Rescalvo, jefa de la Unidad de Anestesia.

El enfermero Gabriel Pérez Rodríguez, del área Traumatología, comenta además, que todos los profesionales sanitarios trabajan con una lista de tareas del proyecto ‘Sueñón’ en la que van poniendo la señal de conseguido. Así, la ‘check list’ plantea tareas como evitar las siestas que impidan el descanso nocturno mientras que en la noche incluye otras medidas como proporcionar al paciente líquidos calientes y medicación pautada, bajar luces, cerrar puertas y, en el caso de los más dependientes, comprobar que el paciente ha vaciado la vejiga y tiene la cama limpia y confortable.

Medidas sencillas

"Son medidas muy sencillas, con mucho sentido común pero difíciles de implementar", señala por su parte, el subdirector de Servicios Generales, Vicente Peis Redondo, que ha encargado de diseñar las denominadas ‘medidas de entorno’, del proyecto ‘Sueñón’. Esto es, desde acometer obras para que todas las luces de los pasillos se apaguen de noche, salvo una luz faro hasta cambiar los horarios de la cloración del agua y otras tareas de mantenimiento que antes eran nocturnas.

"La recogida de la basura venía sobre las dos de la mañana y afectaba a las habitaciones del ala norte, ahora se ha adelantado a las diez de la noche. La televisión siempre se ve con auriculares y estamos muy vigilantes", añade el subdirector que comenta, no obstante, que se están planteando la posibilidad de hacer excepciones en lo de apagar los televisores a las doce de la noche en el caso de pacientes forofos de del fútbol cuando haya un partido importante para ellos.

Todo el equipo del hospital está contentísimo con los resultados. "Hemos avanzado mucho. Las medidas se han implantado con éxito y en estos meses se ha hecho una importante labor de concienciación de todos los profesionales y de la población de Motril", concluye la directora de Enfermería. El siguiente reto es avanzar en la concienciación de los acompañantes y la ciudadanía en general y hacer un estudio del impacto que está teniendo el proyecto ‘Sueñón’ en la calidad de vida y recuperación de los pacientes.

Temas

Motril

Fotos

Vídeos