La falta de nueve médicos lleva al límite al personal de Urgencias del hospital de Motril

La puerta de Urgencias del Hospital de Motril. / Javier Martín

Las renuncias, bajas y traslados ponen en jaque a la plantilla mientras que la dirección busca a la desesperada profesionales para hacer hasta 16 contratos en el hospital

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

A media mañana de este pasado viernes, cuando IDEAL se encontraba haciendo entrevistas para este reportaje en el hospital de Motril, llegaba a la dirección la comunicación de la renuncia de una médica de Urgencias. Otra más que se va. En la Dirección del hospital llevan semanas buscando médicos a la desesperada, llamándoles personalmente para que vengan a trabajar a Motril y no hay manera. A día de hoy siguen teniendo 16 plazas sin cubrir, según el cálculo del Sindicato Médico. La peor parte se la lleva Urgencias. Las marchas por concurso de traslados, que no se han podido cubrir, renuncias posteriores, además de circunstancias excepcionales como una baja por maternidad y reducciones de jornada han provocado en las últimas semanas una merma de ocho médicos con respecto a los 22 que debería tener el Servicio de Urgencias del hospital comarcal Santa Ana que cubre todo el área del sur de Granada, Costa y Alpujarra. Tres médicos más han comunicado, aunque todavía no han formalizado la renuncia, su voluntad de irse, según el Sindicato.

Es la pescadilla que se muerde la cola. Según analiza el otorrino Antonio Fernández, portavoz del Sindicato Médico, la marcha de unos profesionales sin que se hayan cubierto las plazas –no porque el SASno quiera sino porque no encuentra médicos para Motril– está llevando a los que quedan a una situación insostenible que también les invita a marcharse si tienen oportunidad.

Plazas más atractivas

Y resulta que son médicos y sí la tienen. Faltan profesionales en toda Andalucía y el proceso de desfusión de los hospitales de la capital, entre otros factores, ha provocado un movimiento de contratos importante en Granada, también en Atención Primaria, con plazas que a los profesionales del hospital comarcal les han resultado más atractivas que Motril.

El Sindicato Médico asegura que, a día de hoy, las Urgencias del hospital de la Costa son una olla a presión para los profesionales. «Si el SAS sigue mirando a otro lado se puede llegar a tener que cerrar las Urgencias. No aguantan más, están reventados», advierte.

Los facultativos del servicio deUrgencias están asumiendo siete guardias al mes que se suman al trabajo diario y a la 'continuidad asistencial', que son cinco horas más. Si a esto se le añade que las Urgencias son el punto más 'caliente' del hospital, el estrés de los profesionales está servido.

La espada

«Vivimos siempre con la espada de Damocles, con el sentimiento de responsabilidad y si no descansas y tienes el estrés de que en Urgencias hay que ver a 200 pacientes al día eso te genera una angustia e inseguridad añadidas», resume la doctora Miriam Arcos, también del Sindicato Médico.

En mayo llegarán dos médicos

Ante el déficit de personal, la directora médica del hospital de Motril, Critina Sánchez, lanza a través de IDEAL un mensaje de tranquilidad a la Costa. «La situación es complicada pero no se debe alarmar a la población, las Urgencias están cubiertas», garantiza. Achaca los huecos a los profesionales que tenían que volver a Motril y se han quedado en otras plazas, así como los traslados y contratos de mejora. «Hemos barrido la bolsa», apunta la directora Médica, que insiste en que están centrando sus esfuerzos en cubrir las plazas y asegura que situación va a mejorar ya que para mediados de mayo se van a incorporar dos médicos de Urgencias. Además están trabajando por 'retener' a los médicos que terminan su residencia. «Intentamos que se queden, es nuestro objetivo, en este hospital siempre buen ambiente para los jóvenes», señala. Sánchez agradece el gran esfuerzo que están realizando los médicos del hospital y aprovecha para pedir a la ciudadanía que, ahora más que nunca, haga un uso responsable de las Urgencias.

«Están renunciando a contratos excelentes en Motril, de larga duración, porque no hay quien aguante este ritmo de trabajo», apunta Antonio Fernández. Según explican, el propio Sindicato Médico está colaborando con la Gerencia para tratar de que no se vayan más médicos de Motril y, sobre todo, de que lleguen nuevos. «La Dirección está haciendo todo lo posible, no es su culpa, ni del jefe de Urgencias, que es reconocido y valorado. Esto es política del SAS que tiene que poner orden en la provincia de Granada», sentencia el portavoz del Sindicato Médico, que opina que si a día de hoy Motril no es un destino atractivo para los profesionales habría que incentivarlos de alguna manera.

¿Por qué no se cubren las plazas?

Pero, ¿Por qué cuesta cubrir las plazas en el hospital comarcal de Motril? «En este hospital siempre se ha trabajado mucho, pero nos ha lucido. Aquí hemos operado a un alto nivel y se ha trabajado muy bien. Pero durante la crisis se han ofertado malos contratos, con maltrato personal a facultativosy ahora la fama nos precede. De los seis residentes que han terminado este año solo se ha quedado uno. Luego está el tema de las retribuciones, un residente gana mucho más en Lorca (Murcia) que en Motril», analiza Fernández.

«Anestesistas sobrecargados»

El déficit de personal no es exclusivo de Urgencias. Aparte, según el Sindicato Médico, en el hospital faltan dos anestesistas, lo que implica que los otros siete profesionales de esta especialidad asuman una «sobrecarga asistencial gigantesca, con jornadas de 12 horas dos días en semana» porque si ellos no duermen en el hospital no se opera.

La lista plazas médicos que podrían estar trabajando en Motril mañana si quieren incluye también a un especialista en Urología, otro en Ginecología, internista y dos cirujanos. En total 16 vacantes incluidas las de Urgencias que suponen un problema importante, sobre todo, a la hora de cubrir las guardias ya que hay profesionales de mayores de 55 años que están exentos.

Un panorama estresante para los sanitarios con la temporada alta, en la que se dispara la población de la Costa, a la vuelta de la esquina.

Más información

Fotos

Vídeos