Se le cae encima una planta de gran tamaño del paseo de Almuñécar, le rompe dos huesos y la deja llena de heridas

Mari Prados Rodríguez, tras sufrir el accidente, en el Hospital. /Ideal
Mari Prados Rodríguez, tras sufrir el accidente, en el Hospital. / Ideal

La joven almuñequera sangraba por la nariz y por la boca, tras la caída de la planta, y estaba «semiinconsciente»

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

Dos jóvenes de Almuñécar se llevaron el susto de sus vidas mientras tomaban un helado tranquilamente en el Paseo del Altillo este pasado domingo. Sentados en un banco, de repente, una planta de gran tamaño de un jardín público, se precipitó sobre Mari Prados Rodríguez que vivió junto a su novio momentos de pánico. Los chicos no saben si por los fuertes vientos o por el mal estado de la planta, o por ambos motivos, ésta se cayó sobre Mari sin tiempo de reacción..

El novio de la joven describe los duros instantes que vivieron tras la caída de la planta, una strelitzia. «Fueron los peores minutos de nuestra vida, sangraba por la boca y la nariz, estaba en estado de semiinconsciencia pero abrió los ojos y empezó a quejarse. Gracias a dos chicos que pasaban por allí, fuimos capaces de quitársela de encima», explica José Miguel Fernández Arellano.

José Miguel cuenta que llamaron a la Policía Local y estos a la ambulancia y que «aunque tardaron más de lo que se debiera, actuaron con gran profesionalidad y eficacia al igual que los policías», expresa este joven que cuenta que tras descartarle graves daños a priori fue trasladada al Hospital de Motril para hacerle más pruebas.

Gracias a un «milagro» lo 'único', dice José Miguel, que se hizo Mari en este accidente fue una fractura de tibia y peroné a la altura del tobillo, contusiones y magulladuras.

Los jóvenes están agradecidos a los chicos que les ayudaron, a las personas que llamaron a la Policía, a los agentes, a los servicios sanitarios y a todos los que se han interesado.

También lanzaron un gracias irónico al Ayuntamiento de Almuñécar, «a todos sus representantes por el interés mostrado que ha sido ninguno», dice el joven en redes sociales. «Ni una señal de preocupación por mi pequeña», se queja. «Mi niña está bien aunque le duele tras la operación, lo que es normal y progresa perfectamente», apunta José Miguel que ahora indica que se van a centrar en la recuperación de Mari y que ya se plantearán si denuncian.

Fotos

Vídeos