La Costa Tropical pide ayuda para recuperar sus playas, destrozadas a las puertas de la Semana Santa

Destrozos en la playa de Salobreña. /Javier Martín
Destrozos en la playa de Salobreña. / Javier Martín

Poniente inundada, Playa Granada con el escalón y la playa de Salobreña donde hay duchas arrancadas de cuajo, son los puntos más afectados

LAURA UBAGO

Con la Semana Santa llamando a la puerta, los municipios del litoral se afanaban ayer en retirar cañaveras de las playas y en hacer un listado de los daños para pedir ayuda. El temporal las ha destrozado por completo y la ayuda para recuperarlas debe llegar de forma inmediata.

En este mapa de los horrores se encontraba ayer la motrileña p Poniente, completamente inundada, Playa Granada con su escalón y el mar rozando el hotel y la playa de Salobreña, con las duchas arrancadas de cuajo. En Almuñécar, daños en Fuentepiedra y a la vista las tuberías de los oasis, mientras que los camiones seguían sacando las cañas, que llevaron hasta allí las lluvias. Un panorama desolador para quien cuenta con pocos medios para encargarse de las playas.

Los ayuntamientos estaban ayer echando cuentas. Unos 100.000 euros necesitan en Salobreña para ponerlo todo en orden y ya habían llamado a la dirección provincial de Costas para reclamar ayuda. «Lo que hay que hacer, en gran medida, es limpiar, pero es que nosotros no tenemos capacidad», expresó la alcaldesa salobreñera, María Eugenia Rufino. ´

La zona más afectada es la del final de la playa (con el Guadalfeo) donde se acaba de construir un paseo nuevo cuya obra tenía el objetivo de dotar a este trozo de costa con mucha más arena que sirviese de ‘colchón’. «Por supuesto que la obra ha servido. Si aún tuviésemos el antiguo paseo, estaría ahora completamente destrozado», contó la alcaldesa que indicó que ahora falta completar la actuación con el espigón que hay proyectado en la zona para que la protección sea completa. Ayer, se le veían las tripas a las duchas y el paseo nuevo estaba completamente invadido por la arena y las piedras.

En La Herradura, hasta cinco camiones con cañaveras y suciedad sacaron y en Motril, desde el Ayuntamiento pidieron ayer ayuda para afrontar sus dos problemas recurrentes: la desaparición de Playa Granada y la inundación de Poniente, una playa que se ha quedado más baja que el mar y donde el agua rodea a los chiringuitos.

El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Motril, Francisco Sánchez-Cantalejo, remarcó la necesidad de que «todos los partidos políticos trabajen unidos» para conseguir revertir la situación en la que se encuentran las playas de Motril «por culpa de la dejadez del Gobierno central».

«Con esa intención de luchar por nuestras playas fuimos a Madrid. Tras diversas reuniones en el Ministerio de Medio Ambiente, se comprometieron a que para antes de diciembre del año pasado iba a estar licitado el proyecto de los espigones. Aún no tenemos noticias. Es necesario que lo que se prometa se haga, no perder un año tras otro», subrayó Sánchez-Cantalejo.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Motril indicó que, con el trasvase de arena «no sólo se pierden 700.000 euros del bolsillo de todos los españoles» sino que también «se destrozan dos playas. Y es que, mover arena es una solución a corto plazo, lo esencial es que el proyecto de los espigones salga adelante para que no volvamos a vivir esta situación».

Los que salieron ayer en defensa de las playas son los chiringuiteros que pidieron al Gobierno soluciones a este desastre y también las definitivas para que no vuelva a haber tantos daños.

El presidente de la Asociación de Chiringuitos de la Costa Tropical, Francisco Trujillo, apuntó que es «tremendo» ver cómo el temporal destroza instalaciones turísticas «que han costado muchos años de trabajo y esfuerzo sin poder hacer nada para evitarlo».

Que se acelere

Desde la Asociación de Chiringuitos de la Costa Tropical han pedido al Gobierno Central que se ejecute de forma definitiva un plan de Protección del Litoral y que acelere al máximo la tramitación que permita la construcción de espigones y muros de contención y protección, así como la puesta en marcha de medidas de «urgencia» y si cabe, la declaración de «zona catastrófica» en las playas más perjudicadas, para que se reparen los daños a la mayor brevedad posible.

Así mismo, han recordado también a la Junta de Andalucía que «solo desde la unión y colaboración de ambas administraciones podrán dar solución a nuestros problemas y dejaremos de ser los empresarios turísticos más perjudicados, siendo a su vez los que mantenemos vivas las playas de Andalucía y generamos movimiento y flujo de visitantes durante todo el año».

«Ante la inminente temporada turística, la Semana Santa, y dada la grave situación, solo recordarles a los empresarios y profesionales afectados que pueden contar con todo nuestro apoyo y solidaridad, sumándonos a todas sus demandas y reivindicaciones como nuestras», manifestó el presidente de los empresarios de playas de Granada.

El PSOE de Granada pidió ayer también al Gobierno de España medidas «urgentes y de carácter permanente» para evitar los continuos daños que causan las lluvias en gran parte del litoral de la provincia y ha anunciado que registrará una proposición no de ley instando al Ejecutivo que apruebe un Real Decreto-Ley que contribuya a paliar los daños personales y materiales de toda la provincia. Para las playas de la Costa Tropical han solicitado al Gobierno una solución «real» para que los temporales no vuelvan a llevárselas por delante.

Fotos

Vídeos