Castell de Ferro 'se da la vuelta'

El monolito con la inscripción del revés, que se colocó en febrero, y el bueno que se instaló en marzo. /IDEAL
El monolito con la inscripción del revés, que se colocó en febrero, y el bueno que se instaló en marzo. / IDEAL

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

Se leía 'Orref ed Lletsac' en lugar de Castell de Ferro pero los operarios municipales no cuestionaron el diseño de la obra ni se plantearon hasta qué punto costaba leerlo. El pasado 26 de febrero los trabajadores del Ayuntamiento de Gualchos-Castell tenían la orden de instalar un nuevo monolito en la entrada del pueblo y cumplieron el mandato sin hacerse más preguntas.

Las risas y las bromas no se hicieron esperar en las redes sociales. Y tampoco el patatús de la alcaldesa, Toñi Antequera, que ese día estaba en Granada capital recogiendo un premio ambiental, cuando volvió a casa y se encontró el particular diseño dándole la bienvenida.

De inmediato ordenó retirar el monolito y devolverlo a la empresa fabricante, cuyo nombre no revela porque su intención está lejos de hacer sangre con un tema que considera «una anécdota». «Es un fallo de ejecución y lo rectificaron. Todo el mundo se puede equivocar», explica la alcaldesa.

El monolito iluminado luce correctamente en la entrada de Castell desde la pasada Semana Santa.
El monolito iluminado luce correctamente en la entrada de Castell desde la pasada Semana Santa. / IDEAL

Lo curioso es que la obra con la leyenda 'del revés' llegara a colocarse y anunciara, durante al menos un día, la entrada a 'Orref ed Lletsac'. «Los técnicos pensaron que era así», justifica comprensiva Antequera.

El monolito ha costado unos 16.000 euros al Ayuntamiento que lógicamente, solo ha pagado el bueno. Se ilumina por las noches y recibe, con a los visitantes a Castell de Ferro desde la pasada Semana Santa.

Fotos

Vídeos