El 'banquero' más querido de Almuñécar

José Cabrera, en uno de sus famosos bancos decorados. / Javier Martín

La rotonda del pulpo, la de la paloma, bancos con motivos marinos... José Cabrera, un trabajador municipal, ha pasado a ser el artista del momento en Almuñécar

JAVIER YÁÑEZ

José Cabrera cumple siempre con las expectativas. No decepciona. Hace un par de años se puso manos a la obra y desde entonces ha llevado a cabo un gran número de creaciones artísticas y esculturales en distintos puntos de la localidad sexitana. Bancos decorados con motivos en el Paseo Puerta del Mar, el famoso pulpo de la rotonda que conecta con la Avenida Rey Juan Carlos, la paloma en el barrio del mismo nombre… son algunos de los trabajos de Cabrera que más llaman la atención.

«Para la construcción del pulpo me basé en lo nuestro, al fin y al cabo Almuñécar es un pueblo marinero. Pensé en motivos propios, con temas costeros. Cuando presenté al Ayuntamiento el proyecto, me apoyaron desde el primer momento», comenta José, que es empleado municipal, albañil de Mantenimiento.

Nadie quiso perderse el acto en el que el pulpo vio la luz por vez primera, en la inauguración, que gozó de una participación ciudadana absoluta. «Recuerdo aquella tarde con mucho cariño. La gente me sigue felicitando, estoy muy contento», sentencia Cabrera.

Respecto al proceso de su elaboración, el escultor sexitano afirma que fue complicado, pero no por la escultura en sí, sino porque tuvo que moverse en un espacio limitado, ya que una valla rodeaba la creación, evitando así miradas o fotografías de curiosos durante su construcción. «Un escultor necesita su esparcimiento y ahí me vi bastante reducido, sobre todo para poder observar la estructura con perspectiva y medir así correctamente las proporciones», recuerda.

Hablamos de una rotonda de seis metros hecha a base de hormigón y ladrillo. Tres metros separan la cabeza de la base; el cuerpo se presenta alicatado con trozos de azulejos, en consonancia con la zona y la bancada del paseo. «La idea era que no desentonara para que fuera a juego con el entorno», puntualiza Cabrera.

Todos los bancos están tematizados con imágenes en azulejos que recuerdan los lugares más emblemáticos del municipio, tales como el Castillo de San Miguel, los Peñones del Santo, el Acueducto Romano…. La fauna marina también tiene cabida en el imaginario de José Cabrera. Los almuñequeros se pueden sentar sobre caballitos de mar, delfines, espadas o tiburones. Aproximadamente el tiempo empleado en cada banco roza las dos semanas, catorce días de máxima dedicación y cariño a lo que se tiene entre manos para conseguir un acabado ideal. La gama cromática elegida en las obras de José Cabrera son el azul claro combinado con el blanco puro, concretamente los colores protagonistas en la bandera del municipio.

Un 'selfi' de sí mismo

Desde los bocetos, decoración, transformación y disposición, todo el proceso, corre a cargo del autor almuñequero, que asegura que en el último banco se ha dibujado a sí mismo. «Me lo han pedido algunos de los seguidores y he aprovechado para dejar mi propio sello. No ha sido idea mía, no me parece bien que un artista se eche flores a sí mismo, pero quería complacerles», aclara.

El equipo de gobierno y los técnicos del Consistorio han depositado en él una confianza que se ha visto correspondida en forma de obras de arte que obligan a hacer un alto en el camino a todos aquellos turistas y visitantes que pasean por el litoral de Almuñécar. No faltan las felicitaciones, tanto de los forasteros como de los vecinos que tienen la ocasión de cruzarse con Cabrera, aprovechando para reconocer su trabajo.

Llegados a este punto en el que el último banco está recibiendo los retoques definitivos, es el momento de mirar atrás y pararse a contemplar todos los elementos dibujados y las estructuras levantadas. La alegría se mezcla con la nostalgia. Ha sido un largo periodo de tiempo invertido en mejorar el Paseo Puerta del Mar de la localidad e invertirlo en algo que permanecerá para el disfrute de presentes y futuras generaciones de vecinos y visitantes.

«He vivido intensamente esta etapa, la felicidad del trabajo bien hecho no deja sitio a la melancolía. Al basarme en temas costumbristas y monumentales del pueblo, rememoro lo que he hecho en cada punto de Almuñécar», asegura el artista.

Son tres los trabajos que se presentan en el horizonte del artista sexitano y solo uno el que puede ser desvelado por ahora. El amor por su tierra, el buen hacer y el respaldo de sus paisanos han regalado alas a este artista que ha sabido usar sabiamente. Entre pinceles, trozos de azulejos y cinceles, será recordado para siempre como un vecino entregado para su pueblo.

Fotos

Vídeos