Aparecen numerosas medusas carabelas portuguesas en las playas de Motril

Una carabela portuguesa en la playa de Poniente, hoy mismo. /Javier Martín
Una carabela portuguesa en la playa de Poniente, hoy mismo. / Javier Martín

Entre la playa de Poniente y la de Playa Granada se han visto hoy mismo unas quince en la orilla

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

Las peligrosas medusas carabelas portuguesas han 'tomado' las playas de Motril. En la zona comprendida entre la playa de Poniente y Playa Granada han aparecido unas quince hace pocas horas. En apenas cien metros, estaban condensadas todas estas medusas de alta toxicidad.

El aviso lo ha dado en redes sociales Rubén García, director de la Escuela de Arte de Motril, que ha visto decenas de medusas cuando paseaba por la playa con su familia.

«Me ha parecido que es un problema de alarma sanitaria y lo he colgado para que las autoridades puedan tomar medidas. Son muy peligrosas y había bastante gente en la playa», expresa este motrileño que no ha dudado en avisar al Ayuntamiento de la presencia de estas medusas cuya picadura es muy tóxica.

Los trabajadores del servicio de limpieza del Ayuntamiento Motril están buscando la fórmula para retirarlas ya que son muy venenosas, que no entrañe riesgos y que no deje residuos.

Expertos recomiendan no tocarlas ni aún muertas pues tienen tentáculos extensos que siguen picando aún después de muertas.

En la Costa granadina, desde febrero hasta principios de mes, se habían avistado unas 200, según las cuentas que lleva una investigadora afincada en La Herradura, Karen Kienberger.

Qué hacer ante una picadura

Ante la picadura de carabela portuguesa es muy importante no aplicar agua dulce ni frotar. Hay que aplicar vinagre durante 45 minutos. Si no hay vinagre, se debe aplicar calor o la inmersión en agua caliente (40-45º) durante 45 minutos. Utilizar pinzas, guantes o una tarjeta de plástico para quitar los tentáculos o fragmentos residuales. Si el dolor persiste hay que consultar a un médico.

Fotos

Vídeos