Almuñécar buscará hoy medidas extraordinarias contra la sequía

Agricultores afectados por la sequía, en el pago de Cotobro, en Almuñécar. /JAVIER MARTÍN
Agricultores afectados por la sequía, en el pago de Cotobro, en Almuñécar. / JAVIER MARTÍN

El PA propondrá que se usen aguas depuradas para regar y que la tubería de Almuñécar llegue llena los meses de invierno y primavera

LAURA GAUTIERALMUÑÉCAR

No es novedad que los agricultores de las vegas de los ríos Verde, Jate y Seco, en Almuñécar, miren al cielo con un nudo en el estómago, pendientes de si el cielo les regalará agua para regar sus cultivos. Pero esta vez, y según apuntaron a este periódico la semana pasada, la amenaza es real y avisan de que la salinización es un riesgo inminente que podría ser una realidad este verano. El punto de desesperación es tal que incluso están proyectando desaladoras privadas para salvar sus acuíferos en caso de ser necesario. Desde asociaciones como Agua para el Campo lanzaron un grito desesperado a las administraciones para que buscaran una solución, porque las canalizaciones de Rules tampoco llegarán a tiempo.

La primera respuesta institucional después de lanzar este grito de socorro se vivirá hoy, en la Casa de la Cultura de Almuñécar, donde el Ayuntamiento se reunirá en un pleno extraordinario convocado por el PA de Juan Carlos Benavides, que propondrá dos medidas para aliviar la sed de los campos sexitanos. Por un lado, pedirá que la tubería que lleva el agua a Almuñécar llegue llena durante los meses de invierno y primavera, de forma que, durante ese periodo, se recargue el acuífero de Río Verde con el agua que sobra.

De forma paralela solicitarán a la Mancomunidad el uso y vertido de las aguas tratadas en la EDAR para que las comunidades de regantes las usen, con el objetivo de recargar el acuífero y reducir el riesgo de salinización.

Ambas peticiones se recogen en la convocatoria, en la que piden el consenso de los representantes políticos, comunidades de regantes y de las administraciones competentes, haciendo especial alusión al Ayuntamiento de Almuñécar y la Mancomunidad de Municipios, pero también a la consejería de Medio Ambiente. «Las previsiones son terroríficas. Probablemente, si como dicen los agricultores el acuífero se saliniza, tardaremos entre dos y cuatro años en recuperarlos. Y no sólo eso, también el terreno, que se echará a perder», alerta el andalucista Juan Carlos Benavides.

El presidente de la Mancomunidad de Municipios, Sergio García Alabarce, que acudirá al pleno como portavoz del Partido Andalucista, tiene mucho que decir en este asunto, ya que la Mancomunidad ha sido la encargada de llevar a cabo en los últimos años una serie de medidas paliativas para suavizar el problema del agua toda vez que las conducciones de Rules no terminan de llegar. Sin ir más lejos, una de las iniciativas llevadas a cabo ha sido precisamente la de utilizar aguas depuradas para regar. La tubería, que se está haciendo en parte con financiación del PFEA solicitada por Mancomunidad y que llevaría el agua desde la depuradora de Almuñécar hasta los pozos, ya se está ejecutando. De hecho, los regantes ya pueden solicitar el uso de este agua Medio Ambiente. Además, según indica García Alabarce también se ha ampliado la estación de agua potable de Molvízar para poder mandar en verano más agua para beber desde ahí y no tocar el agua de los acuíferos.

El socialista, además, ha pedido ya a la Junta de Andalucía los datos concretos para saber en qué situación se encuentran los acuíferos de Almuñécar. «Tenemos que saber el estado real, porque a lo mejor la situación es verdaderamente mala y hay que pedirle a la Junta que tome ya medidas excepcionales», advierte. Además, otra de las incógnitas que habrá que despejar, según indica el presidente de la Mancomunidad es ver si lo que plantea el PA es viable.

Y es que, según expresa García Alabarce, primero hay que aclarar si los andalucistas proponen usar el agua de la que beben los vecinos de Almuñécar para recargar los acuíferos, algo que sería prácticamente imposible porque está prohibido el cambio de uso. El socialista explica que es verdad que la tubería no llega llena en invierno y primavera, pero eso no significa que el agua se tire o que se gaste menos a propósito, sino que se reserva para los meses más secos porque Almuñécar cuenta con un caudal máximo de gasto permitido según la concesión firmada en junio de 2017. La localidad, según expresa el presidente de la Mancomunidad puede gastar casi cuatro millones y medio de metros cúbicos de agua al año y el gasto por mes se limita a poco más de medio millón. Por eso, según explica, en noviembre, diciembre, enero y febrero se gastan cien litros por segundo, mientras se incrementa hasta los 180 en junio y sube a los 200 en julio y agosto.

«Otra cosa sería que propusieran una concesión extraordinaria», indica, pero advierte de que ese agua tendría que pasar por una potabilizadora y eso implicaría un gasto. «Yo no me niego a eso ni mucho menos, pero eso sí, habría que valorar los costes y pedir los permisos pertinentes a Medio Ambiente», puntualiza.

Fotos

Vídeos