Ideal

Acusan a un vecino de Motril de quedarse con 120.000 euros de una anciana ciega

  • El procesado, según la fiscalía, pidió el dinero a la mujer para invertirlo en un seguro, pero puso la póliza a su nombre y se apropió de los fondos

La Audiencia de Granada tiene previsto juzgar el próximo 3 de mayo a un vecino de Motril acusado de desplumar a una anciana ciega. El procesado, presuntamente, se aprovechó de que tenía una buena relación de amistad con la víctima y la convenció para que le confiase sus ahorros. Ella accedió y le entregó una cantidad nada desdeñable, 120.000 euros, que, según las promesas del encausado, iban a ser invertidos en un seguro que, al cabo de cinco años, proporcionaría a la mujer unos elevados intereses.

Y eso fue lo que hizo el sospechoso, pero con una desviación crucial: en lugar de poner el nombre de la víctima en la póliza, puso el suyo. En otras palabras, que se quedó con un capital que no le pertenecía. Al menos eso es lo que sostiene la Fiscalía Provincial de Granada, que atribuye al acusado la supuesta comisión de un delito de estafa y pide que sea condenado a tres años de prisión y algo de una multa de nueve meses a razón de seis euros al día.

Alternativamente, el ministerio público cree que los hechos también podrían considerarse como un delito de apropiación indebida -el tribunal, si estima que existen pruebas condenar, deberá decantarse por una de las dos opciones-.

Julio de 2007

El presunto engañó comenzó a fraguarse en julio de 2007 -hace ya la friolera de una década- en la localidad costera de Motril, que era donde residían el denunciado y la damnificada. Fue entonces cuando el acusado, «abusando de la relación personal que le unía» a la perjudicada, una mujer «de avanzada edad e invidente», para que «esta le entregase 120.000 euros», relata el escrito de acusación elaborado por la Fiscalía Provincial de Granada, que prosigue de esta forma el relato de lo que supuestamente ocurrió: «Y ello con la mendaz excusa de invertir a nombre» de la víctima «dicho dinero en un seguro de inversión garantizada a cinco años» que reportaría a la mujer «los mejores beneficios», agrega el documento del ministerio público.

Pero pasó el plazo establecido de un lustro, y la anciana no «obtuvo beneficios, ni la devolución del dinero invertido, ni el acusado le ofreció ninguna explicación», detalla la fiscalía.

En realidad, mucho antes de transcurrieran los cinco años, el acusado, que presuntamente había puesto su nombre en la póliza, ya había retirado el dinero. Concretamente, sacó los primeros 40.000 euros en 2008, apenas un año después de que se gestara la supuesta estafa. «(...) Actuando con ánimo de ver incrementado su patrimonio, invirtió aquel importe en un producto derivado de seguros de inversión a cinco años (...), pero engañando (a la mujer), la inversión la realizó a su propio nombre, apareciendo como único tomador, beneficiario y asegurado, lo cual le posibilitaba rescatar el importe invertido, como así hizo en tres momentos, el 16/10/08 retiró 40.000 euros, el 2/12/08 retiró otros 40.000 euros y el día 2/2/2010 retiró otros 40.000 euros, cantidades todas ellas de las que el acusado se apropió, incorporándolas a su patrimonio en perjuicio (de la víctima)», concluye el escrito provisional de la fiscalía provincial.

La vista oral del juicio se ha fijado para el próximo 3 de mayo en la Audiencia Provincial de Granada.