Ideal

Devoción ante el Nazareno y la Virgen de los Dolores

Momento del cortejo del Nazareno, en Almuñécar.
Momento del cortejo del Nazareno, en Almuñécar. / JAVIER YÁÑEZ

A escasos metros de distancia, en la Iglesia de la Encarnación, la Real, Muy Antigua, Ilustre y Venerable Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, hizo su salida en torno a las siete y media de la tarde. 180 hombres y mujeres portaron un trono acompañado por la Banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús de la Sentencia.

Junto a la salida, otro de los momentos más esperados durante todo el año, lo conformó la 'petalada' ofrecida a Nuestra Señora Virgen de los Dolores en la Carrera Oficial, con la compañía de la Banda Municipal de Música de Güevéjar. Más de 400 personas, entre hombres y mujeres de trono, penitentes y mantillas, conformaron el cortejo de una imagen que estrenaba este año una nueva saya. Cerca de la una y media llegó el broche de oro: el encuentro entre Nazareno y Dolores en las inmediaciones de la Iglesia de la Encarnación. Antes de encerrarse un año más, los horquilleros nazarenos, realizaron su tercera caída en ofrecimiento a la Virgen de los dolores, entre lágrimas, aplausos y vítores de los allí presentes.