El Consulado permanece a la espera de una «respuesta oficial» de Italia sobre la familia de Edgardo Priori

El adinerado profesor cuyo cadáver sigue pendiente de ser enterrado./Ideal
El adinerado profesor cuyo cadáver sigue pendiente de ser enterrado. / Ideal

La petición del juzgado granadino fue remitida a los ayuntamientos de las ciudades donde nació y residió el profesor, que están haciendo gestiones

YENALIA HUERTAS

El Consulado de Italia en España permanece a la espera de que las autoridades italianas le remitan la respuesta oficial a la solicitud de información que realizó el juzgado que tramita la muerte de Edgardo Priori, el profesor de 76 años cuyo cadáver permanece congelado desde hace casi un año en el Instituto de Medicina Legal de Granada.

Según precisó ayer a IDEAL el cónsul honorario de Italia en Andalucía Oriental, Marcello Memoli, el requerimiento del Juzgado de Instrucción número 9 de Granada fue enviado «a los ayuntamientos italianos que han tenido que ver con la vida de Edgardo», tanto de su localidad natal, Pavía, como de su último lugar de residencia, que parece que fue Verona. «Se le ha encargado a ellos la búsqueda de familiares y estamos a la espera de una respuesta oficial, pero es una búsqueda que no es fácil», añadió el diplomático.

Lo conocía personalmente

El cónsul dijo haber estado en todo momento pendiente del caso del profesor Edgardo Priori, a quien además conocía muy bien. «Era una persona muy simpática, muy gentil y muy disponible», manifestó Memoli, que se reunió varias veces con el septuagenario mientras las oficinas del consulado italiano estaban en la capital granadina –actualmente, desde hace seis meses, las oficinas se encuentran en Málaga–.

El fallecimiento de Priori le fue comunicado nada más suceder. De hecho, el cónsul compareció en cuanto fue avisado por el Juzgado de Instrucción número 9 de Granada. Acudió el día 20 de julio del año pasado, tan solo tres días después de la muerte del profesor, que se produjo el 17 de julio por la tarde. El hombre, que vivía en una pensión de la Plaza Gran Capitán, sufrió una insuficiencia cardio-respiratoria mientras se duchaba. Tenía 76 años.

El diplomático, que pese a que ser cónsul de Italia ahora en Málaga tiene competencias en toda Andalucía Oriental, garantizó así que desde el principio ha habido por parte del país transalpino «máxima colaboración» con las autoridades españolas. «En cuanto tuvimos noticia en julio del año pasado, personalmente fui al juzgado para que me dieran cuenta de la situación», resaltó Memoli, al tiempo que indicó que sintió mucho la muerte de Edgardo y que fue «un día de duelo».

El cónsul honorario explicó que cuando se produce un fallecimiento el Consulado tiene que esperar una serie de autorizaciones por parte de las autoridades españolas. «Una vez nos llegan, nos ponemos en marcha según el caso». Normalmente, la comunicación de un fallecimiento se realiza por parte del Registro Civil, pero como en este caso no había herederos 'in situ', en España, el Consulado debía esperar la comunicación del juzgado y una serie de requerimientos, como ha sucedido.

Cabe recordar que el juzgado granadino, que dirige el magistrado José Luis Ruiz Martínez, remitió tanto en enero como en abril escritos a las oficinas del Consulado de Italia en Madrid para que comunicase qué gestiones se habían realizado para la «identificación» de familiares de Edgardo, cuyas pertenencias permanecen guardadas en una maleta en la sede judicial a la espera de que alguien las reclame. Entre ellas, su dinero. Y es que el anciano contaba con una cartilla en la que tenía casi 34.000 euros.

Asimismo, entre sus papeles figuran documentos bancarios: un informe semestral de un fondo de inversión de 2014 en el que tenía participaciones y la renovación de una disposición a plazo fijo de 40.000 euros fechada en 2012. Ante ello, el juzgado ha solicitado esta misma semana a las dos entidades bancarias donde figuran cuentas de Edgardo información sobre la existencia de otros posibles beneficiarios y sobre el estado de sus finanzas. Aparte, el juez ha acordado remitir al Consulado un listado manuscrito de números telefónicos de allegados y conocidos en Italia que el anciano guardaba entre sus documentos para agilizar la búsqueda de parientes.

El cónsul, que insistió en que por parte del Consulado se han realizado todos los trámites correspondientes, dijo para concluir que si los ayuntamientos italianos a los que se ha pedido información están tardando es porque se quiere dar la respuesta oficial «más completa».

Fotos

Vídeos