Condenan al Ayuntamiento de Granada por pedir funciones de una categoría superior a un trabajador sin pagar la diferencia

La sentencia reconoce el derecho de este empleado municipal a que se le paguen las cantidades no percibidas por el desarrollo de las funciones propias del puesto de inspector, más de 21.120 euros

EFEGRANADA

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo 5 de Granada ha condenado al Ayuntamiento de esta capital a indemnizar a un trabajador que desempeñó funciones de una categoría superior sin cobrar la diferencia, la primera causa de varias demandas similares de CSIF contra esta "práctica abusiva".

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha explicado en un comunicado que esta primera sentencia, dictada por el juzgado de lo Contencioso, ha condenado al Ayuntamiento de Granada a indemnizar al trabajador al que desestimó pagarle según las funciones que desarrollaba.

CSIF ha explicado que en esta causa representa a un auxiliar de inspección urbanística -perteneciente al grupo C2- que realizaba funciones propias de un grupo superior, el de inspector -grupo C1-.

La sentencia reconoce el derecho de este empleado municipal a que se le paguen las cantidades no percibidas por el desarrollo de las funciones propias del puesto de inspector, más de 21.120 euros, y el derecho a percibir esta diferencia económica mientras permanezca en las mismas circunstancias.

La responsable de Administración Local de CSIF Granada, Antonia Martín, ha considerado que esta demanda, la primera de un grupo, parte del agravio comparativo existente entre estas dos categorías laborales y ha recalcado que queda"suficientemente acreditado" que el Ayuntamiento ha vulnerado del principio de igualdad mediante.

Según CSIF, el juez reconoce que el personal de ambas categorías laborales está ejerciendo funciones que "resultan idénticas".

El sindicato ha valorado positivamente esta sentencia y ha recalcado que sanciona una práctica que, por falta de personal, mala planificación o por el incremento de los servicios, "es más que habitual y no un caso aislado".

"Existen otros casos que son plenamente asimilables como serían el de los auxiliares administrativos, bibliotecarios en el grupo A1 y A2, auxiliares deportivos, auxiliares de archivo, animadores socioculturales, operarios de control", ha apuntado CSIF, entre otros puestos.

Tras la sentencia, CSIF requerirá al Ayuntamiento de Granada que apruebe un Plan de Ordenación de los Recursos Humanos que acabe con estas situaciones y exigirá a otros ayuntamientos de la provincia con situaciones similares que rompan con esta dinámica y actualicen las condiciones retributivas del personal.

Fotos

Vídeos