Condenada una madre de Granada por saltarse la orden que le impedía acercarse a sus hijos

Condenada una madre de Granada por saltarse la orden que le impedía acercarse a sus hijos

La progenitora se presentó en el centro de Aldeas Infantiles SOS de Granada y se llevó a los pequeños, pero fue interceptada por la Policía rápidamente

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

El pasado 19 de enero un juzgado de la capital impuso a E.C.C. una medida cautelar que ninguna madre querría: la prohibición de acercamiento y comunicación a sus dos hijos menores. Ella sabía que no debía acercarse a los niños, que se encontraban en el centro de Granada de Aldeas Infantiles SOS, pero hizo caso omiso a la Justicia. El 12 de febrero, se presentó en el recinto y se llevó a sus pequeños consigo. Por esta acción ha sido condenada a seis meses de prisión.

IDEAL ha tenido acceso a la sentencia que condena a esta madre de Granada y que, si bien la considera autora de un delito de quebrantamiento de medida cautelar, la absuelve del delito de sustracción de menores que le imputaba asimismo la fiscalía.

E.C.C. se llevó aquel día a sus dos chiquillos, pero no llegó muy lejos. Según recoge la sentencia en el relato de hechos probados, fue interceptada poco después por la Policía Nacional en la calle El Jau de la capital, «siendo los menores reintegrados al centro de procedencia».

La mujer, que ha sido castigada con seis meses de cárcel, dijo que sólo quería verlos «un rato»

La causa contra la acusada, que tiene 31 años y se encuentra en libertad, se tramitó en el Juzgado de Instrucción número 4 de la capital como unas diligencias urgentes. El atestado aterrizó en el órgano que dirige el juez Antonio Moreno y acabó el 26 de marzo pasado en la sala de vistas del Juzgado de lo Penal 4, cuyo titular es Antonio Miguel Vallejo. El fallo dictado por este último magistrado, que puede ser recurrido ante la Audiencia Provincial de Granada, rechaza que la progenitora tratase de sustraer a los niños y resalta que la propia mujer manifestó que «sólo quería estar un rato con sus hijos menores». Aparte, tiene en cuenta el hecho de que fuese localizada por agentes policiales «momentos después de que la misma hubiera abandonado el centro en el que se encontraban aquellos».

En este punto, el magistrado resalta que no existe en la causa otro motivo que pueda contradecir las manifestaciones que hizo la acusada, por lo que «debe considerarse que efectivamente la intención de la misma pudiera ser estar más tiempo con sus hijos menores».

Junto a ello recuerda que pasó muy poco tiempo entre el «apoderamiento» de los menores y la interceptación policial, lo que juega a su favor también. Así, el magistrado, a la hora de explicar por qué la absuelve del delito de sustracción resalta que «no deben confundirse las conductas» que castiga este delito en concreto «con aquellas otras encaminadas a incumplir o hacer ineficaz el régimen de visitas establecido, sustituyéndolo por aquel que interesa o conviene más a los intereses del autor de la conducta».

El juez evoca distintas resoluciones dictadas en otros casos de presunta sustracción de menores y concluye que «en modo alguno ha quedado acreditada la voluntad de la acusada de sustraer a sus hijos menores con la intención de hacer permanente en el tiempo la convivencia con aquellos».

Para que se dé el delito de sustracción debe darse una situación en la que un menor se encuentra bajo la custodia de uno de los progenitores -o de una tercera persona o de una resolución judicial o administrativa- y el otro progenitor se lo lleva (lo traslada) de su lugar de residencia, «ocultando el punto al que el menor ha sido trasladado», subraya el juzgador. También se puede producir cuando un progenitor, aprovechando la oportunidad de tenerlo en su compañía, no lo devuelve, lo retiene, «de forma tal que revela su propósito de convertir en definitiva la convivencia que había de ser meramente temporal», añade.

Se enfrentaba a tres años

¿Y a qué pena se enfrentaba inicialmente esta granadina? La fiscalía pedía los seis meses finalmente impuestos por saltarse el alejamiento, pero también dos años y medio más por la presunta sustracción. Asimismo, solicitaba que E.C.C. fuese inhabilitada durante cuatro años para el ejercicio de la patria potestad. La defensa reclamaba su libre absolución. No consta si la mujer tiene antecedentes penales, pero si carece de ellos, al ser el castigo impuesto inferior a dos años de prisión podrá pedir la suspensión de la ejecución de la pena para evitar tener que pisar la cárcel.

Fotos

Vídeos