Colectivos que se entregan con esfuerzo

Los titulados mercantiles, un grupo muy unido. /RAMÓN L. PÉREZ
Los titulados mercantiles, un grupo muy unido. / RAMÓN L. PÉREZ
La Mirilla

El Colegio de Titulados Mercantiles y celebra sus jornadas de las habas y el Teléfono de la Esperanza, su comida anual

ENCARNA XIMÉNEZ DE CISNEROSGRANADA

Un año más, el Colegio de Titulados Mercantiles celebró su jornada gastronómica de las habas en el restaurante El Guerra, la número veinticinco, siempre manteniendo un grupo muy unido, con el apoyo de muchas instituciones que siempre los acompañan; «y con el cariño y esfuerzo con el que impregna su vida colegial».

Me lo contaban antes de saludar al presidente, Miguel Romero, que festejaba la jornada junto a la junta de gobierno que estaba pendiente de los invitados. Allí estaban Juan de Dios Castillo, Miguel Ángel Velázquez, Esther Vaquero, Ana Carmen Buendía, Remedios Moreno, Federico Fernández-Crehuet, Mati Escamilla, Emilio Palomar, Manolo Vallejo, Julio Álvarez, Silvia Membrive, Rosa Cortés, Rafael Martín-Recuerda, así como un gran equipo humano de apoyo con Marta y Alejandro bajo la atenta gerente Fanny Pérez-Soler consiguiendo congregar a casi 150 asistentes entre colegiados e instituciones.

No se perdieron el acto los más veteranos como Francisco Castillo y Eduardo Rivera, Antonio Espigares, Manuel Pedreira, Juan Luis Bañares y Alfonso Coya, o abogados como Aurora Rubiño, Antonio Mir, Alfonso Labella, Fernando Conde, Antonio Salcedo, José Antonio Sánchez, Ernesto Osuna, Fernando Mir, José Ramón García, José María Rosales, Juan Barthe, Blas González y Francisco Zurita.

La representación de la Universidad tampoco faltó con Rafael Cano, Sol Ostos, Teresa Sánchez, Ramón García-Olmedo y Antonio Romero. Antonio López, de la Cámara de Cuentas, Mariano Vera de la Unión Profesional, Francisco Martín-Recuerda, Enrique Pinazo, Miguel Moreno-Torres, Emilio Povedano, Víctor Caro, Aurelio Cano, Gustavo Díaz, Alfonso Soto, Miguel Ángel Martínez, Alfonso López, Lorenzo Moreno, Mª Jesús Palma, Luisa Pérez-Serrano, Manuel Prados o Antonio Paredes de la AEAT. A José M Escudero del Colegio de Economistas, lo saludé dos días seguidos porque también coincidimos en el hotel Los Ángeles en la comunión de Jorge Arenas, maravilloso encuentro de una familia capitaneada por Rocío Martín. Una fiesta maravillosa.

Acudieron titulares mercantiles como Baldomero Cobo, Sebastián Sánchez, Antonio Fernández, Eloy García, Juan Carlos Garzón, Antonio Iáñez y José Antonio Porras, José Gabriel Martín, Francisco Castellano, Álvaro Quero, Charo Frías y Enrique Borrello, Elías Martín, Juan Luis Roldán, Felipe Frías, Antonio Pérez y José Marcos siendo los vencedores del torneo de fútbol previo frente al equipo de la AEAT. Una Jornada intensa para un Colegio imparable.

Teléfono de la Esperanza

Otro encuentro interesante fue el que se vivió en la comida anual del Teléfono de la Esperanza, ese al que recurren muchas personas buscando respuestas, apoyo y cariño. El que dan profesionales y voluntariado que se afanan por dar a las llamadas el trocito de corazón que necesitan.

Lo consigue un equipo que capitanea Mónica Amaya, la presidenta a la que saludé junto al coordinador Agustín Villegas, un hombre entregado también a la causa. El trabajo de años se vio recompensado, de nuevo, con una masiva asistencia, casi doscientas personas que escucharon el balance del año, y los nuevos proyectos.

Proyectos en los que se vuelcan los miembros de la nueva junta directiva en la que, además de la presidenta, colaboran las 'vices' Rosa María Lozano y Julia Cobo, y donde también participan los vocales de Eventos, Ángela Sánchez; de Difusión, Francisco Fernández-Cobos; de Talleres y Cursos, María José Divols; de Orientación, Mercedes Torres; y de Voluntariado, Mayka Recuero; además de la secretaria y responsable de administración, María del Carmen López-Megías.

Mientras llegaban los comensales, pude compartir los previos de una jornada que incluía un bonito sorteo. Y estuve charlando con Natividad López, otra de las asistentes a un acto que pretende -y consigue- dar relevancia a un colectivo, el Teléfono de la Esperanza que debemos admirar y apoyar. Todo lo que sea echar una mano siempre es bien recibido.

Fotos

Vídeos