Ciento veinte años de una dulce empresa

La familia de Casa Isla junto a los galardonados en la jornada de ayer./Alfredo Aguilar
La familia de Casa Isla junto a los galardonados en la jornada de ayer. / Alfredo Aguilar
La Mirilla

Casa Isla celebró su aniversario ayer en el Carmen de los Mártires

Fernando Argüelles
FERNANDO ARGÜELLESGRANADA

Ciento veinte años no se cumplen todos los días. Cualquier empresa que llega a esa edad puede estar satisfecha de lograrlo, pero más aún si lo hace con la ilusión y la fuerza de Casa Isla. Ayer, la empresa creadora de los piononos quiso celebrar un día tan especial por todo lo alto. Lo hacía en el Carmen de los Mártires, donde reunión a un buen grupo de amigos.

Satisfechos del trabajo realizado en estos años, pero comprometidos con todo lo que queda aún por delante, estaban los miembros de esta familia que desde Santa Fe ha conseguido crear un producto de fama internacional. Ramiro Isla, su responsable, fue ayer un anfitrión perfecto, acompañado por numerosos miembros de su familia, como Rafa, Pepe, Gonzalo, Carmen, Ana, Cristina, Carmen...

En el acto se recordó la historia de la empresa, que como dato curioso, cuenta con uno de los obradores más grandes de España, con más de 3.000 metros cuadrados donde trabajan cuarenta personas haciendo, cada semana, más de 100.000 unidades de producto. Ceferino Isla fue el creador del conocidísimo pionono, un dulce que debe su nombre al Papa Pío Nono (noveno en latín), quien decretó el dogma de la Inmaculada. Ceferino, muy devoto de la Virgen, quiso por ello darle a su dulce el nombre del pontífice. Otro dato curioso más: el pionono recuerda en su forma al Papa del que toma nombre, rechoncho y con su solideo. Todo esto lo recordaba ayer la presentadora del acto, nuestra compañera Encarna Ximénez de Cisneros, que supo hasta emocionar a Ramiro Isla, quien no pudo esconder alguna lagrimilla ante un acto en el que toda la familia recibió el cariño de los compañeros y amigos allí presentes.

Así, allí estaban empresarios del sector hostelero como Manuel Ruiz, José Berruezo, Miguel Dorado, Nella Bertini o Silvia Ríos. No faltaron Antonio Campos, Francisco Carrasco, Pepe Álvarez, David Entrenas, Lucía Bermejo, José Jorgoso, Eva Arco, Antonio Moya, Fernando Jiménez... y muchos otros profesionales de Granada y su provincia. La Federación Provincial de Hostelería estuvo representada por su presidente, Trinitario Betoret, y el secretario del ente, Antonio García. Las instituciones también quisieron estar presentes en un día tan especial. Del Patronato de Turismo acudieron su gerente, Francisco Maldonado, y su vicepresidente, Enrique Medina. El Ayuntamiento de Granada también se hizo presente en este homenaje a Casa Isla, con su alcalde, Francisco Cuenca, y los concejales de la oposición Rocío Díaz, Antonio Granados y Manuel Olivares.

Antonio Ramírez, José Rafael Revelles, Francisco González, Julio Merino, David Molina, Juan Manuel Reche, Carmen Moreno, Fernando Fernández, Jesús Redondo, Alberto Dieste, Ana Morilla, María López, Francisco Martínez, Juan Antonio Márquez... y muchos más tampoco quisieron perderse un aniversario tan especial, al igual que Susana Vargas, de Cervezas Alhambra, o Juan Carlos Rodríguez, muletas incluidas, de Coca Cola. Pedro Molina, Miguel Romero,Felipe Ruiz, Luz Agreda, Manuel Castro, Juan González, Miguel A. Ochoa o Jerónimo Jiménez tampoco faltaron. Además, hubo reconocimientos, en concreto a la Federación de Hostelería y a la Junta de Andalucía, cuyo galardón recogía la delegada Sandra García. También se tuvo presente al Ayuntamiento de la capital, recibía la distinción el alcalde, Francisco Cuenca, y al propio Ayuntamiento de Santa Fe, localidad tan íntimamente ligada al pionono y a Casa Isla. Su alcalde, Manuel Gil, acompañado por el edil Carlos Marcos, destacaba la importancia que tiene esta empresa en el municipio. Las cuatro instituciones recibieron una placa en la que estaban plasmados trozos del suelo de los cuatro obradores que, en estos 120 años de historia ha tenido la empresa.

Fotos

Vídeos