El cerebro de los atentados de Cataluña fue multado en Granada en 2007

Tramo de la A-92 por Diezma, cerca de donde ocurrieron los hechos. / Ramón L. Pérez

Fue interceptado cerca del Puerto de la Mora con una furgoneta llena de chatarra que sobrepasaba el nivel de carga y lo sancionaron con 4.600 euros que nunca pagó

JOSE R. VILLALBAGRANADA

Abdelbaki es Satty, el imán de Ripoll convertido en el cerebro de la célula terrorista responsable de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), también dejó su huella en Granada. La Guardia Civil de Tráfico lo interceptó en el kilómetro 282 de la A-92 el 2 de marzo de 2007 a las 6.40 horas, en las inmediaciones del Puerto de la Mora. Es Satty conducía una furgoneta modelo Iveco cargada de chatarra y motores cuyo peso, debido a la mercancía transportada, sobrepasaba en 1.520 kilos lo permitido, un 43,3% más. Lo agentes de la Benemérita lo multaron con 4.600 euros.

Por aquellos entonces, este individuo vivía en Vilanova i la Geltrù (Barcelona), concretamente, en la calle Major 56, y llevaba instalado en España cinco años. Por aquellos entonces aún humeaban los rescoldos de la 'operación Chacal' desarrollada por los servicios de antiterrorismo de la Policía Nacional y Guardia Civil, que acabó con la detención de veinte personas. Abdelbaki es Satty no fue arrestado en aquel momento, aunque sí fue investigado por su presunta participación en esta trama yihadista desarticulada en Vilanova i la Geltrú, donde él residía. Mustapha es Satty una persona muy allegada al imán de Ripoll sí llegó a ingresar en prisión por un delito de integración en banda terrorista, pero en 2009 fue absuelto.

El presunto cerebro de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), cuando fue interceptado en 2007 por la Guardia Civil en la A-92, efectuaba un transporte desde Barcelona hacia Marruecos y tenía previsto embarcar con la furgoneta en el puerto de Algeciras. Viajes con chatarra que por aquellos entonces solían ser habituales entre personas que sacaban dinero en Marruecos con la venta de motores de segunda mano e incluso de la chatarra.

La Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía, competente en materia sancionadora de Transportes, detectó que el domicilio aportado por es Satty en aquellos entonces no se correspondía con su residencia habitual. Lo cual generó que aquella multa de 4.600 euros no llegara a abonarse nunca de su bolsillo, pese a los distintos requerimientos efectuados desde la delegación provincial de Granada de la citada consejería para que pagara esa sanción.

Abdelbaki Es Satty.
Abdelbaki Es Satty. / IDEAL

Poco después de este viaje de tránsito por la provincia granadina, el impulsor de los atentados de Barcelona cambió de domicilio en Vilanova i la Geltrù y marchó de España. Hay quien dice que se quedó en Marruecos, otros hablan de Francia. Volvería a escena en 2010, cuando intentaba introducir en la Península 121 quilos de hachís en el doble fondo de un vehículo interceptado en Ceuta. Más tarde, ingresó en la cárcel por dos delitos: por una infracción contra la Ley de Extranjería y por un delito contra la salud pública. Estuvo cuatro años en el penal de Castellón I donde dirigía los rezos del viernes de los musulmanes allí ingresados y donde dicen que se radicalizó tras conocer a uno de los terroristas del 11-M Rachid Aglif, alias El Conejo, condenado a 18 años de cárcel.

Abdelbaki se deshizo de la furgoneta con la que fue multado en Granada y en 2009 el titular era otro compatriota suyo también residente en Vilanova i la Geltrù, Redouane M., quien fue multado con la misma furgoneta que fue propiedad de es Satty en la A-92 en un viaje que hacía desde Vilanova i la Geltrù hasta Algeciras cargado de muebles. La multa fue de 1.500 euros por sobrepasar la carga en un 15% de lo permitido. Este nuevo infractor tampoco abonó la sanción debido a tener un domicilio desconocido.

Dada de baja en 2012

La furgoneta Iveco de matrícula T-7987-AS con que fue sancionado el imán de Ripoll fue dada de baja en mayo de 2012 con otro propietario nuevo, residente en Tarrasa. En ese año 2012, el cerebro de los atentados de Barcelona residía en la prisión de Castellón I, de donde salió en 2014 para poner rumbo a Ripoll (Barcelona) en aras de convertirse en imán de una de las dos comunidades musulmanes de esa localidad. Allí se instaló en un principio y poco después marchó a una pequeña localidad belga llamada Vilvoorde donde despertó las suficientes sospechas en la comunidad musulmana de ese municipio para que pidieran informes a la policía española sobre los antecedentes de Abdelbaki es Satty. De allí marchó al no verse aceptado y comenzó a fraguar en Ripoll el proceso de radicalización de los jóvenes participantes en los atentados de Barcelona y Cambrils.

Fotos

Vídeos