Casi un centenar de sanciones por tirar mal la basura

Las principales calles de la capital, afectadas por la basura en la vía pública. / S. B. G.

La mayoría de los puntos conflictivos de la recogida de residuos en Granada se encuentra en el Centro | Las principales infracciones son depositar los deshechos en el exterior de los contenedores y fuera del horario estipulado

SARAI BAUSÁN GARCÍAGranada

La empresa municipal de limpieza Inagra recoge solo en el Centro de Granada diariamente unas cinco toneladas de residuos depositados fuera de los contenedores. Al año, la cifra asciende a 2.000 toneladas de basura situados en la vía pública, lo que provoca que la imagen de los enclaves más visitados de la capital se vea ensuciada y dañada. Esto ha conllevado que, en lo que va de año, se hayan abierto más de noventa expedientes sancionadores por tirar indebidamente la basura en los contenedores. Los principales orígenes de estas infracciones se encuentran, concretamente, en depositar la basura fuera de los contenedores y hacerlo en otro horario distinto al estipulado para ello.

Estos expedientes sancionadores pueden ser recurridos por los ciudadanos, pero en la inmensa mayoría de los casos acaba convirtiéndose en una multa. Según la Ordenanza municipal de limpieza y ornato público y gestión de residuos del Ayuntamiento de Granada, las infracciones por dejar la basura fuera del contenedor o depositarla en un horario diferente al fijado, consideradas como leves, conllevan el abono de una cuantía que puede oscilar entre 100 y 750 euros. La reincidencia de estas faltas leves en el plazo de dos años las convierte en graves, por lo que la aportación a abonar puede subir a entre 751 euros y 1.500 euros.

2.000
Toneladas de basura recogidas fuera de los contenedores en el Centro de la capital
91
Expedientes abiertos en lo que va de año por tirar indebidamente la basura
750
Cuantía máxima de la multa por tirar la basura fuera de los contenedores

El mayor problema

Tal y como explica Inagra, de los 36 puntos 'conflictivos' de la recogida de basuras en Granada, la inmensa mayoría, treinta, se encuentran en el Centro. En estas calles y plazas, es habitual encontrar en los alrededores de los contenedores bolsas, cajas, botellas y demás desperdicios. Así, calles tan conocidas como Calle Elvira, Plaza Bib- Rambla, Plaza Trinidad o Mariana Pineda están entre los lugares en los que se ha tenido que incrementar las labores de limpieza por esta práctica. En la lista también se encuentran la Calle Sarabia, Joaquín Costa, Placeta San Gil, Plaza San Agustín, Plaza Nueva con Reyes Católicos, Calle Lepanto, Calle Piedra Santa esquina con Placeta de la Cruz Roja y Placeta de Cuchilleros.

Junto a estos se hallan la Plaza Romanilla, la Plaza de la Pescadería, Portón de Tejeiro, Tejeiro, Corral del Carbón, Martínez Campos esquina con Manuel de Falle, Marqués de Mondéjar, Agustina de Aragón, la esquina entre Mulhacén y San José Baja, distintos número de Pedro Antonio de Alarcón (59, 58, 73, 77, 89), el número 31 de Sócrates y Pintor López Mezquita número 8.

Completando la lista están Calle Sol, Músico Vicente Zarzo, Buensuceso, Calle Gracia, Álvaro de Bazán, Gran Vía 27 y Campo del Príncipe.

El resto de zonas conflictivas se localizan en los cercanos barrios de Plaza de Toros y Pajaritos: calle Santa Bárbara esquina con Almona de San Juan de Dios, la confluencia entre las calles Halcón y Cisne, María Luisa de Dios, Doctor Jiménez Díaz y Doctor Mesa Moles.

Al contrario de lo acontecido en anteriores ocasiones, el número de incidencias registradas en la tradicional zona del botellódromo ha descendido de forma significativa tras su cierre, dejando así de formar parte de este mapa de alta suciedad.

Doce horas de respuesta

Desde que reciben un aviso de que hay en la vía pública depositada basura fuera de los contenedores hasta que la retiran los servicios de limpieza puede transcurrir unas 12 horas como máximo, dependiendo de la dificultad de accesibilidad y la lejanía de la zona, según explica Inagra. Asimismo, en 2014 se incrementó el trabajo en estas zonas por parte de la empresa pública mediante el Grupo Operativo de Limpieza, más conocidos como Moto GOL, que utiliza seis motos de recogida por la mañana y tres por la tarde para incrementar las labores en las zonas más perjudicadas. De igual modo, en el centro, dos recolectores se encargan de dar vueltas por todos estos puntos durante toda la mañana para asegurarse de su total limpieza, mientras que por la tarde se ha dispuesto también una moto de caja estrecha que posibilita para llegar a los lugares menos accesibles.

Hosteleros y vecinos

Centrando el punto de vista en el origen del problema, tanto Inagra como los vecinos y comerciantes cuestionados por este periódico coinciden en que los principales causantes de esta situación son los hosteleros que, por comodidad, en lugar de meter las cajas y desperdicios dentro de los contenedores, lo dejan fuera de los mismos. Esto genera un «efecto llamada» que provoca que el resto de comerciantes y vecinos haga lo mismo.

«Hay mucha basura pero yo creo que es porque la gente la tira fuera del horario porque por la mañana ya está todo esto lleno de cajas y los contenedores están vacíos», asegura Encarna, dueña de uno de los quioscos situados frente a la Audiencia Provincial de Granada.

Tal y como muestran los datos recabados por Inagra, de las 1.104 incidencias recogidas en 2016 (último año del que se conocen datos), 539 se debieron a basuras depositadas fuera del contenedor, 400 por tirarla fuera del horario, 101 por echarlos en las zonas exteriores de los contenedores soterrados y solo 66 se relacionan con el uso de las papeleras como contenedores.

Pero, a pesar de la importancia de estas cifras y de que entre el 1 y el 2% de los desperdicios recogidos se hayan cogido en la vía pública, Inagra asegura que las distintas campañas de conciencian realizadas han disminuido la cifra en un 50% desde 2013 hasta la actualidad.

«Es un desastre porque nosotros mismos tiramos las cosas fuera de tiempo. Aquí se tiran muchos cartones y al final lo acaban dejando fuera del contenedor por prisa. Además, con los horarios que tenemos, al final antes de la hora tenemos que sacar los desperdicios fuera», explica una dependienta de una heladería de Plaza Nueva.

A pesar de lo que señalan desde los pequeños comercios, la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada explican que no han recibido quejas de sus asociados sobre este tema, y aseguran que no está suponiendo un perjuicio para los turistas.

Inagra también lucha intensamente por erradicar la práctica de tirar muebles en la vía pública. Para atajar esta situación, se ha puesto en marcha una nueva campaña para concienciar de esta realidad. Se llama 'No al mueblesinato'.

Fotos

Vídeos