"Era un caos tremendo"

Alfredo Aguilar

El dueño de la cafetería contigua al portal del bloque incendiado en San Juan de Letrán abre las puertas este domingo para recibir a vecinos, amigos y clientes

JAVIER F. BARRERAGRANADA

"Era un caos tremendo". La frase de José Antonio, dueño de la cafetería y restaurante La Sacristía, contigua al portal del bloque incendiado en la madrugada de este pasado sábado, resume un día de pavor. Esta mañana fresca de domingo se despereza y los curiosos, los amigos y los clientes aprovechan para acercarse y comprobar con sus propios ojos la magnitud del desastre.

José Antonio es como el portavoz oficial de lo que ha sucedido, ya que todos los vecinos han sido desalojados y no han vuelto. Tampoco pueden hacer gran cosa si vuelven, ya que la Policía Nacional está apostada en la entrada del bloque, hace guardia, a la espera que los inspectores de la Policía hagan su trabajo de investigación para esclarecer las causas del suceso, objeto de deseo de adivinanza, probabilidad, cotilleo máximo. Dimes y diretes. Hay que esperar a la versión oficial.

MÁS INFORMACIÓN

La Iglesia de San Juan de Letrán tiene esta mañana de domingo misa de once y misa de doce y media. A las doce termina la primera y los parroquianas y las parroquianas apenas comentan la homilía del sacerdote: "Hoy era el besamanos al Cristo, y quizá no era la ocasión", comentan dos feligresas que rápidamente encaran el bloque pasto de las llamas para ver con sus propios ojos lo que ayer no pudieron ver.

La resaca del fuego deja estas escenas cuasicotidianas, de granadinos que aprovechan la mañana festiva para acercarse al lugar del suceso y comprobar lo que pasó. Mientras esto ocurre, La Sacristía, la cafetería de José Antonio, sigue siendo el lugar de peregrinación de clientes, amigos y conocidos que quieren pasar a comentar la noticia, preguntar si todo está en orden, a conocer qué es lo que pasó. Elucubrar lo que pudo haber sido. Esperar que nunca más se vuelva a repetir.

Fotos

Vídeos