Caja Rural obtuvo en 2017 un beneficio de 26,1 millones después de impuestos

Momento de la Asamblea General de Caja Rural, ayer./IDEAL
Momento de la Asamblea General de Caja Rural, ayer. / IDEAL

La Asamblea General ordinaria de la cooperativa de crédito aprueba por unanimidad el informe de gestión del pasado ejercicio

IDEALGRANADA

Caja Rural Granada celebró ayer su Asamblea General Ordinaria, en la que los socios aprobaron por unanimidad todos los puntos previstos en el orden del día, entre los que se encontraba el informe de gestión, las cuentas anuales, el informe de auditoría, la propuesta de distribución de excedentes y la ratificación a la adhesión del Mecanismo Institucional de Protección de las Cajas Rurales, entre otros.

El presidente de Caja Rural Granada, Antonio León, presentó un análisis del contexto económico en el que la Entidad desarrolla la actividad, explicando los aspectos más importantes desde el punto de vista financiero y de resultados de la Entidad durante el pasado ejercicio, en el que Caja Rural ha obtenido un beneficio de 26,1 millones de euros, el balance ha cerrado en 5.435,5 millones de euros y la ratio de solvencia es del 18,08%, una de las más elevadas a nivel nacional, por lo que estamos ante una de las entidades más solventes de España.

El presidente también destacó el compromiso de Caja Rural con la sociedad a través de Fundación y del Fondo de Educación y Promoción, a los que se destinaron durante 2017 un total de 3,2 millones de euros, invertidos en el desarrollo de actividades culturales, sociales, deportivas, asistenciales y de fomento del cooperativismo, que repercuten en la mejora del bienestar social de nuestro entorno.

Informe de gestión

El director general de Caja Rural Granada, Jerónimo Luque, presentó a la Asamblea con mayor detalle las cuentas anuales y el informe de gestión correspondientes al pasado ejercicio. Durante 2017, Caja Rural obtuvo un beneficio después de impuestos de 26,1 millones de euros, de los que 19,9 millones de euros irán a incrementar sus reservas, reforzando aún más sus recursos propios y sus perspectivas de crecimiento futuro. El resto estará destinado a nutrir el Fondo de Educación y Promoción y a retribuir las aportaciones al capital de sus socios.

Así, la cooperativa de crédito granadina alcanzó en 2017 un volumen de capital y reservas de 535 millones de euros, con una ratio de capital total (solvencia) del 18,08%, 0,77 puntos más que en 2016 y muy por encima del legalmente exigido, siendo una de las entidades más solventes del sector. En cuanto a la liquidez, también alcanzó una más que respetable ratio LCR del 988%, sustentada en una magnífica estructura de Inversión sobre depósitos del 84,9%.

Todo ello gracias a una excelente labor de la plantilla de la Entidad, que alcanza los 799 empleados, y a una amplia red de oficinas, 194 sucursales, repartidas en las provincias de Granada (154), Málaga (30), Almería (9) y Madrid (1).

Jerónimo Luque explicó a la Asamblea los detalles de la reciente incorporación de Caja Rural Granada al Mecanismo Institucional de Protección (MIP) de las cajas rurales para conseguir un adecuado entendimiento estratégico, de apoyo, de control y gestión de riesgos por parte de la Entidad.

El MIP es un mecanismo intercooperativo de apoyo y defensa mutua creado en el seno de la Asociación Española de Cajas Rurales (AECR) para beneficio de las Entidades Asociadas, gozando de la consideración de Sistema Institucional de Protección en el sentido que a este término se da en el artículo 113.7 del Reglamento Europeo 575/2013. Lo constituyen las 29 Cajas integradas en la AECR, junto con la sociedad holding tenedora de las participaciones financieras comunes y el Banco Cooperativo Español.

Fotos

Vídeos