Un brote de violencia en el instituto de Guadahortuna vacía las aulas

Los miembros de la AMPA se reunieron en la tarde de ayer con el director del centro. / Vanessa Sánchez

La Guardia Civil entró en el centro el martes, Día Escolar de la Paz, y detuvo a cuatro estudiantes por enfrentarse a los profesores

VANESSA SÁNCHEZ , JOSÉ RAMÓN VILLALBA y CARLOS MORÁNGRANADA

El instituto de enseñanza secundaria Isabel la Católica de la localidad de Guadahortuna -situada a 55 kilómetros de la capital granadina- vivió el pasado martes un amargo Día Escolar de la Paz. Un brote de violencia en el centro educativo obligó a intervenir a la Guardia Civil y se saldó con la detención de cuatro adolescentes por, presuntamente, haber agredido a varios profesores y a otro estudiante, que quedó bastante maltrecho.

Los chavales están pendientes de pasar a disposición de la Fiscalía de Menores, que, a la vista de los informes de la Benemérita, deberá sopesar si propone el internamiento cautelar de los sospechosos.

El efecto inmediato de los incidentes fue que ningún alumno acudió ayer a las aulas. Los docentes sí estuvieron pero los niños se quedaron en casa en señal de protesta.

En este sentido, los profesores y los padres de los estudiantes dijeron a IDEAL que los sucesos del martes fueron la gota que colmó el vaso de la paciencia de la comunidad educativa. Según comentaron, los episodios de hostigamiento por parte de algunos alumnos son constantes.

En un comunicado de prensa, el profesorado hizo público su «desánimo generalizado, miedo y estado de ansiedad». Mientras, los padres relataron que sus hijos «sufren acoso a diario». «No puedes ni siquiera rozarte con una persona porque se escaman; el otro día mi hija me contó que había una alumna que iba pinchando en el culo con una aguja a otras, y mi hija no tiene hepatitis, pero no sé si otros alumnos la padecen», refirió Encarna, madre de dos alumnos del centro que asistió ayer a la reunión que la AMPA convocó en el centro.

La vecina añadió que prefería «cambiar de instituto a sus hijos» y que puedan ir «contentos, a que vivan atemorizadas».

María del Carmen, madre de otro alumno, era tajante antes de entrar a la reunión: «Esto no puede seguir así, hay que darle una solución y no es la primera vez que ocurre. Hay muchos niños acosados, amenazados, esto no puede seguir así. Si no quieren estudiar, que se vayan a trabajar, a picar piedras».

Tras la reunión celebrada en la tarde de ayer en el Isabel la Católica, el presidente de la AMPA, Javier Ramírez, se mostró satisfecho con las medidas que ha acordado el instituto con el Ayuntamiento y la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía, aunque advirtió de que van a estar vigilando «muy de cerca» que se cumplan los compromisos alcanzados y, si no, se movilizarán. «Haremos manifestaciones o incluso llegaremos a la huelga, pero por ahora no hay ningún paro convocado», indicó.

Los jóvenes que presuntamente cometieron la agresión o agresiones han sido expulsados durante 21 días. «Los estudiantes volverán mañana -por hoy- al centro», confirmaron en Guadahortuna.

Entre las medidas de las que informó Javier Ramírez figura el estudio que el consistorio de Guadahortuna está elaborando para que, junto absentismo escolar, el buen comportamiento de los hijos en los centros educativos sea un requisito para obtener las ayudas sociales.

Los hechos

Por su parte, la responsable provincial del sindicato Comisiones Obreras, Mercedes González, expresó su solidaridad con los afectados y resaltó la profesionalidad de los docentes, que no faltaron a su trabajo a pesar de lo ocurrido. González también reivindicó la necesidad de blindar la autoridad de los profesores para evitar este tipo de altercados.

Fuentes de la investigación explicaron que los problemas comenzaron cuando dos alumnos del centro se negaron, al parecer, a atender las instrucciones de la jefa de estudios. Después, y siempre presuntamente, los dos muchachos rebeldes insultaron y zarandearon a la profesora. Más tarde, se escaparon del instituto saltando la valla. Un poco después, uno de los chicos regresó al centro acompañado por su padre. Este último intentó minimizar los ocurrido y disculpar a los menores. Para entonces, los profesores ya habían avisado a la Guardia Civil.

Cuando llegaron los agentes del instituto armado, se produjo un nuevo episodio violento: dos alumnos propinaron una paliza a un compañero. Los docentes intervinieron y también fueron golpeados, según las fuentes consultadas.

Así las cosas, los cuatro supuestos agresores fueron arrestados. Todo eso sucedió, paradójicamente, el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, que se conmemora el 30 de enero.

Ayer, la normalidad no había retornado a Guadahortuna. Las aulas estuvieron vacías. Fue la manera que eligieron los estudiantes para dejar patente su hartazgo por una situación que, según manifestaron los damnificados, ya dura demasiado.

Fotos

Vídeos