El Ayuntamiento estudiará quitar los bolardos en algunas calles tras lo ocurrido en San Juan de Letrán

El Ayuntamiento estudiará quitar los bolardos en algunas calles tras lo ocurrido en San Juan de Letrán

Técnicos municipales visitarán San Lázaro para comprobar la polémica presencia de pivotes fijos que impiden el acceso de los Bomberos

CARLOS MORÁNGRANADA

La calle San Juan de Letrán, en la que durante la madrugada de ayer de produjo un voraz incendio que causó la muerte de una mujer y dejó 32 afectados por el humo, es muy corta y estrecha. Es decir, que es uno de los peores lugares para que ocurra un incendio. Los bomberos y sus vehículos necesitan espacio para maniobrar con efectividad. Y allí espacio hay poco. Para colmo, es una calle sin salida. Quien accede a ella en coche desde la Avenida de la Constitución, luego ha de retroceder para abandonarla. San Juan de Letrán se acaba en el parque del barrio de San Lázaro, esto es, en una zona peatonal.

No es una gran idea meterse en ella con un vehículo. Quien lo haga se hartará de meter marchas y girar el volante para poder regresar a la avenida de la Constitución.

Pero es que, además, había un problema añadido: dos pilonas fijas plantadas justo frente a la fachada del edificio siniestrado. En este sentido, y según informaron testigos presenciales a IDEAL, los bomberos tuvieron que emplear más de diez minutos en cortar los pivotes con una sierra radial.

Una vez ‘segados’ los bolardos, los vehículos autobomba pudieron colocarse en la entrada del inmueble para atacar las llamas con garantías y, sobre todo, para rescatar a los vecinos que esperaban la ayuda en los balcones del inmueble, de siete plantas de altura.

Raquel Ruz, la concejala responsable –entre otros departamentos– del área municipal de Protección ciudadano confirmó ayer que las pilonas cortadas por los bomberos no van a ser reemplazadas. «Además, y como ya hemos hecho en otras zonas de la ciudad, los técnicos van a visitar la zona de San Lázaro para comprobar los accesos y salidas, y determinar si hay que quitar los bolardos».

Reforma de Constitución

María Luisa, una de las vecinas del bloque incendiado que reside de forma temporal en una pensión facilitada por el Ayuntamiento, expresó su pesar por la existencia de las pilonas en cuestión. María Luisa cree que fueron colocadas cuando acabó la reforma de la avenida de la Constitución con el propósito de evitar que aparcasen coches en San Juan de Letrán.

Ayer quedó claro que fue peor el remedio que la enfermedad.

Varios bomberos que trabajaron en la extinción del incendio y el rescate de los afectados también manifestaron su contrariedad por la proliferación de obstáculos en las vías públicas, lo que complica su labor.

Sea como fuere, lo que ya es oficial es que los dos bolardos de la calle San Juan de Letrán han pasado a la historia.

Por lo demás, la edil Ruz confirmó que en los trabajos de extinción de las llamas y de salvamento participaron, por lo que se refiere al ámbito municipal, 32 bomberos de los parques Norte y Sur de la capital, quince agentes de la Policía Local y seis miembros de Protección Civil que ayudaron aportando material a los funcionarios que luchaban contra el fuego.

Fotos

Vídeos