El Ayuntamiento continúa las obras del ferial de Almanjáyar y cambia albero por pavimento

El Ayuntamiento continúa las obras del ferial de Almanjáyar y cambia albero por pavimento
Sarai Bausán García

Los trabajos realizados en el recinto de Almanjáyar, que tendrán que finalizar antes del Corpus, incluyen el arreglo de parte del tendido eléctrico y la mejora del saneamiento 

Sarai Bausán García
SARAI BAUSÁN GARCÍAGranada

«Vamos a contrarreloj, no podemos pararnos apenas. Esto tiene que estar listo antes del Corpus y aún tenemos muchísimo trabajo por delante». El que habla es uno de los obreros encargados de la 'limpieza de cara' a la que el Ayuntamiento de Granada está sometiendo, poco a poco pero sin descanso, al ferial del Almanjáyar. La actuación que comenzó el año pasado con el asfaltado de la entrada al recinto está dando durante estas semanas un paso más con la eliminación del albero -la tierra amarillenta que característicamente ha cubierto el suelo del entorno durante años- en parte del terreno y su sustitución por pavimento. 

El causante de esta iniciativa no es otro que uno de los principales protagonistas de las fiestas el Corpus Christi de Granada: el intenso calor. Tal y como indican fuentes municipales, las altas temperaturas que suelen presentarse en la capital nazarí durante los días de feria, unidas con el trasiego de los viandantes por las casetas y atracciones, provoca que esta arena se convierta en una gran polvareda que debe ser rebajada con gran cantidad de agua. Para que esto no ocurra, se ha encontrado la solución de sustituirla por pavimento, lo que también ayudará a reducir la suciedad del lugar y a mejorar la comodidad de los feriantes.

Hasta mediados de mes

Esta actuación, que según indican los propios operarios comenzó a mediados de la pasada semana, tendrá que estar finalizada como máximo antes del 26 de mayo, día en el que arranca el Corpus Christi 2018. A pesar de este margen, desde la Plaza del Carmen aseguran que las labores de remodelación estarán listas con una semana de antelación. En concreto, se espera que todo esté preparado alrededor del día 15 de mayo. 

«No podemos hacer todos los cambios de una vez porque es un proceso muy costos y que lleva tiempo. Por eso intentamos hacer cada año un poquito para que así, paso a paso, finalmente tengamos algún día todo el recinto mejorado», explican desde el Consistorio. El primer paso para que el recinto de Almanjáyar luzca mejor que nunca se dio el pasado año, cuando ya fue sustituido el tradicional albero por el pavimento en la parte de la entrada a la feria. Este año, se ha partido de este punto hacia la parte principal del ferial, la que se encuentra al subir por las escaleras. Esta porción del terreno supone, según parece a simple vista, en torno a un tercio del total del terreno que se sitúa en la parte superior del ferial.

Proceso costoso

La decisión de hacer por fases estos cambios radica en el tiempo que requiere modificar todo el lugar y, principalmente, lo costoso del proceso, difícilmente asumible para las arcas municipales de la capital. Por ello, desde el Ayuntamiento se tiene la plena intención de año tras año ir incrementando la parte del terreno que esté modificada. Pero, un incógnita se les presenta el próximo año sobre lo que pasará con estas obras pues, como comentan estas fuentes municipales, «tenemos por medio unas elecciones que esperemos que nos mantenga en el Gobierno pero en las que no sabemos qué pasará y dependerá ya estas actuaciones de quien esté en la alcaldía».

Sin tocar la forma

Con los 300.000 euros de presupuesto con los que cuenta el Ayuntamiento para esta porción de terreno, no solo se asfaltará el suelo, sino que también se llevarán a cabo actuaciones de mejora del saneamiento y el arreglo de las deficiencias en el tendido eléctrico que se encontraron en la última inspección realizada por el Organismo de Control Autorizado. En este último caso, se incluyen medidas desarrolladas en las instalaciones en media y baja tensión y en centros de transformación.

Lo que no se contempla en ningún momento es cambiar la estructura ni la forma del terreno, por lo que el tamaño y la distribución de las calles de cada ferial seguirán siendo exactamente las mismas, solo que en lugar de ser de tierra serán de asfalto. «No se va a estrechar las calles, ni a cambiar la infraestructura ni la forma del ferial porque este terreno no solo sirve para el Corpus, sino que es usado todo el año y no se puede hacer un cambio así. Las actuaciones llevadas a cabo se centran, únicamente, en esta eliminación del albero y la puesta del pavimento, así como el arreglo de los elementos de la feria que estén en malas condiciones, medidas de saneamiento y mejora del tendido eléctrico», aseguran.

Así, se logrará mejorar la imagen que se granadinos y visitantes se llevan del ferial en una de las festividades más apreciadas por los granadinos, pero sin cambiar ni un ápice su carácter único. Así se podrá seguir disfrutando, aunque de manera más cómoda, de una fiesta llena de música, danza, gastronomía y, ante todo, mucha Granada.

Fotos

Vídeos