Los autores del tiroteo querían saldar cuentas con el portero de discoteca

Agentes de la Policía Nacional inspeccionan ropa y restos de sangre de la víctima./A. AGUILAR
Agentes de la Policía Nacional inspeccionan ropa y restos de sangre de la víctima. / A. AGUILAR

El joven de 29 años herido de bala pasa a planta del hospital después de ser operado y evoluciona bien

J. R. V.Granada

El joven de 29 años herido de bala en el tiroteo registrado la tarde del jueves en un garaje próximo al Palacio de Congresos ha pasado a planta del hospital y se recupera de forma favorable después de que pasara por quirófano la misma tarde del suceso.

La Policía Nacional estaba pendiente de que la víctima saliera del área de Reanimación del Hospital del Parque Tecnológico de la Salud para entrevistarse con él y saber de primera mano qué ocurrió, si conocía a sus agresores y el motivo del tiroteo.

Otra cosa es que quiera declarar y contar la verdad. No suele ser habitual que hablen cuando entre agredido y agresor media un ajuste de cuentas, tal y como apunta una de las principales líneas de la investigación policial sobre este tiroteo, según fuentes consultadas por este periódico.

De momento no hay detenidos aunque los dueños de los coches están identificados

Ahora queda por conocer las razones de ese hipotético ajuste de cuentas. La víctima trabaja de portero de discoteca en Málaga y estaba en casa de un amigo, residente en la urbanización Jardines del Violón, antes de bajar a la cochera para tomar un vehículo. No se sabe si era suyo o de su compañero. Los hechos se registraron en la cochera comunitaria de este residencial pocos minutos antes de las 18 horas del jueves.

Allí lo estaban esperando, al menos, dos individuos dentro de un Renault Megane de color oscuro y matrícula francesa. La bala incrustada en la puerta de un todoterreno estacionado en la plaza número 34 de la cochera donde ocurrieron los hechos permite ver cómo el proyectil fue disparado de arriba hacia abajo. Seguramente, iba buscando la pierna de la víctima con la intención de darle un aviso pero sin llegar a acabar con su vida. La proximidad desde donde apretaron el gatillo hasta donde estaba la víctima permite pensar que lo hubieran podido matar, si hubieran querido. Los ajustes de cuentas se suelen saldar muchas veces de esta forma. El proyectil no llegó a afectarle vasos sanguíneos importantes, aunque la víctima perdió bastante sangre.

Identificados

La Policía Nacional tiene perfectamente identificados a los propietarios de los dos vehículos buscados desde la tarde del suceso: un turismo Renault Megane de matrícula francesa y un coche modelo Mini matriculado en España en el año 2014. La Policía Nacional confirmó ayer que no había ninguna novedad sobre este suceso ni tampoco detenidos vinculados con el tiroteo.

El trabajo policial sigue adelante, analizando los datos recopilados por los investigadores en el lugar de los hechos, los testimonios del amigo de la víctima, así como de otros allegados al herido y de otras personas. La cochera donde se registró el tiroteo dispone de cartelería advirtiendo de la presencia de cámaras de seguridad, pero no las hay.

Los agentes deberán buscar imágenes en otras cámaras ubicadas a lo largo del trayecto que siguió el Renault Megane de color oscuro en su fuga, donde viajaban, al menos, dos de las tres personas que participaron directamente en este tiroteo. Dos de ellos bajaron en coche al garaje y el tercero se quedó en la puerta de la cochera evitando que esta se cerrara. No se descarta la existencia de más personas involucradas, directa o indirectamente, en este presunto ajuste de cuentas.

IDEAL contactó ayer con distintos vecinos de la urbanización Jardines del Violón para tomar el pulso de cómo vivieron este suceso. «No me explico cómo ha podido ocurrir esto. Yo no escuché nada, vi la sangre después de que se lo llevaran. Cuando me dijeron que había sido en la cochera no me lo podía creer», comentó un vecino del residencial, que prefirió no dar su nombre. «Yo oí el ruido del disparo pero no pensé que podía ser un tiroteo. Después vi todo lleno de policía. No conozco al amigo del herido», apunta otra vecina.

Fotos

Vídeos