El autor del fuego de San Juan de Letrán es un cliente del bufete de abogados «descontento»

Las cámaras detectaron al presunto autor de los hechos entrando en el portal./JAVIER MORALES
Las cámaras detectaron al presunto autor de los hechos entrando en el portal. / JAVIER MORALES

La Policía Nacional dispone de unas imágenes donde una persona sospechosa se encuentra en el rellano de entrada del portal poco antes de declararse el siniestro

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

La Policía Nacional ha identificado a un varón de 53 años de nacionalidad argentina como presunto autor del incendio intencionado declarado en el edificio de San Juan de Letrán número 3 la pasada madrugada del 25 de noviembre de 2017. Debido a este siniestro, una mujer de 73 años murió y treinta y dos personas se vieron obligadas a abandonar sus viviendas, sin saber todavía cuándo podrán volver a sus domicilios.

El grupo de Homicidios de la Policía Nacional logró obtener unas imágenes, de no demasiada calidad, pero donde se aprecia con suficiente claridad a un varón en el rellano de entrada al portal de este edificio poco antes de declararse el siniestro sobre las 05.14 horas. El fotograma de esta persona, rescatado de las cámaras de seguridad, fue uno de los hilos de esta investigación combinado con otras pesquisas que han permitido identificar a esta persona como el presunto autor del fuego. En principio, él ha negado los hechos. Las pesquisas policiales han sido variadas y amplias no solo apoyadas en las imágenes de las cámaras de videovigilancia. Hay mucho más.

La investigación policial, en la que ha sido determinante la función desarrollada por el área de Científica, pudo concretar que el inicio del fuego estaba localizado en el dintel de la puerta del despacho de abogados de este edificio, ubicado en la primera planta. IDEAL adelantó hace pocos días la confirmación de las sospechas que había desde el principio sobre la intencionalidad de este fuego, que calcinó las zonas comunes del inmueble, así como el interior de algunas viviendas. El autor de los hechos usó gasolina para impregnar el dintel de la puerta del despacho de abogados y el fuego se propagó hacia las plantas superiores por el efecto chimenea que hizo el hueco de la escalera. Una pesadilla a más de 800 grados de la cual pudieron escapar todos los moradores del inmueble, salvo una mujer de 73 años que se quedó atrapada por el humo en el cuarto de baño de su piso y allí pereció.

Problemas con extranjería

El presunto autor de los hechos eligió el bufete de abogados del que era cliente para prender fuego. Una letrada de este despacho le llevaba un asunto vinculado con extranjería y parece ser que el cliente no estaba muy de acuerdo con cómo marchaba el asunto. Las diferencias las quiso calmar prendiendo fuego a esta vivienda, pero se le fue de la mano y si finalmente se sienta en el banquillo será acusado de, al menos, un homicidio y otras 32 tentativas, además de los daños originados en el inmueble que, de momento, corren a cargo del seguro contratado por la comunidad de propietarios.

IDEAL contactó ayer con uno de los letrados de este despacho, quien declinó efectuar declaraciones «por respeto a la causa judicial» y apuntó que si finalmente se confirman las sospechas existentes no puede entender «cómo si estaba en desacuerdo con alguna actuación no acudió al Colegio de Abogados a presentar una queja», apunta este letrado. Los abogados de este despacho, de momento, trabajan en sus respectivas casas a la espera de que finalicen los arreglos en el interior del edificio.

El conserje del inmueble manifestó ayer desconocer cuándo finalizarán las obras de restauración de las zonas dañadas del edificio. «Solo te puedo decir que van demasiado lentas», apuntó a este periódico. Aunque se baraja agosto o mediados de julio para volver a ocupar los pisos.

Las viviendas más afectadas fueron las situadas entre la primera y la cuarta planta. Durante estos meses se han venido realizando obras para que el edificio pueda recobrar algún día la normalidad.

El bufete de abogados, en cuya puerta de la primera planta presuntamente empezó el fuego, se dedica a asuntos legales relacionados con divorcios, separaciones, asuntos de violencia de género y temas vinculados con permisos de residencia y extranjería, entre otros.

Otro suceso en 2013

Los sucesos a este edificio le persiguen. En este mismo portal, en mayo de 2013 una mujer fue apuñalada por su exmarido de quien estaba en trámites de separación tras salir de este despacho de abogados donde acudieron para formalizar los flecos de su divorcio. Este individuo fue condenado en su día a una pena de más de 18 años de cárcel.

El único investigado en esta causa prestó declaración días atrás después de ser localizado y reclamado por los agentes del grupo de Homicidios de Granada. Este individuo carece de antecedentes penales en España. El día de autos, tal y como se puede comprobar en las imágenes de las cámaras de videovigilancia, el individuo que entra al portal del edificio número 3 de san Juan de Letrán iba solo. En principio, todo apunta a que la Policía Nacional, aunque sigue adelante con su investigación, no busca a más gente vinculada con estos hechos.

Aquella madrugada de pesadilla fue una vecina de la planta baja la que dio la voz de alarma tras comprobar cómo estaba ardiendo el inmueble. Treinta y dos personas fueron desalojadas a través de ventanas y balcones, entre los efectivos de Bomberos, Policía Local, Policía Nacional y voluntarios de Protección Civil. El fuego sorprendió a todos los vecinos durmiendo. Entre ellos había niños y personas mayores que vivieron la tragedia en primera línea de fuego. La celeridad en el rescate y la colaboración de todos los efectivos allí desplazados obró el milagro de que aquel incendio que avanzaba a la velocidad del rayo no tuviera peores consecuencias. Una víctima mortal es demasiado, pero pudieron ser más que finalmente se salvaron. La práctica totalidad de los desalojados fueron atendidos en los centros sanitarios por leves intoxicaciones originadas por la inhalación de humo.

Olor a gasolina

El fuerte olor a gasolina fue una de las claves que encendieron las sospechas del equipo de Bomberos de Granada y de la Policía Científica que inspeccionaron el edificio a los pocos días del incendio. Ese olor apuntó a la posible intencionalidad de un incendio que los informes, encargados al laboratorio de toxicología de la Policía Nacional en Madrid, después confirmaron tras detectar restos de gasolina en el dintel de la puerta del despacho de abogados .

El Juzgado de Instrucción número 4 de Granada sigue adelante con la investigación de este caso después de haber tomado declaración a vecinos, a los letrados del despacho de abogados y al conserje del inmueble, entre otros. Las manifestaciones de los abogados del despacho que se intentó quemar también han sido determinantes para la identificación del sospechoso, que ahora es investigado tras los indicios que pesan sobre él.

Fotos

Vídeos