Ideal

Desea que «reviente» a la niña de tres años de un guardia civil «por ser hija de un hijoputa terrorista»

  • Este fue el mensaje en Facebook como respuesta a un emotivo vídeo donde padre e hija se reencuentran tras una semana de servicio

Las redes sociales vienen sirviendo como escenario propicio para algunos sujetos que pretenden dotar de relevancia sus comentarios, sin importar el daño emocional que pudieran causar. Recientemente se ha visto cómo se le ha deseado la muerte a un niño enfermo de cáncer con tan sólo ocho años, o se ‘celebraba’ la agresión sufrida por dos guardias civiles y sus parejas en un bar de Alsasua, en Navarra. Ahora, un caso en particular hace confluir ambas situaciones. “Tendría que reventar la niña por ser hija de un hijoputa terrorista”, comenta un individuo en unas imágenes donde se ve a una menor corriendo a abrazar a su padre, guardia civil destinado en Almería, recién llegado tras formar parte del dispositivo de seguridad organizado en El Rocío durante una semana.

El comentario, publicado en Facebook y posteriormente eliminado, ha despertado una ola de críticas. El vídeo lo graba la madre de la pequeña, hija también de Antonio E. M. L., miembro de las fuerzas de seguridad. Éste, en declaraciones a ‘ABC’, confesó que envió las imágenes al portal ‘Policia.es’ por la emotividad de las mismas.

En la grabación se ve cómo la pequeña, de tan sólo tres años, espera en el interior de la Comandancia almeriense que su padre llegara después de una semana fuera de casa. Varios vehículos pasan por delante de ella hasta que en la lejanía le reconoce. Éste detuvo su marcha, se bajó de la motocicleta para cogerla en brazos y fundirse en un abrazo.

Tras una infinidad de reacciones positivas hacia el vídeo, llegó el desafortunado comentario de un usuario de nombre Álex Morera: “Tendría que reventar la niña por ser hija de un hijoputa terrorista”. Antonio reconoce que aquello le dolió “como si me hubiesen pegado una puñalada en el corazón”. Una prima de su mujer respondió al sujeto en cuestión con no precisamente buenas palabras.

Fue entonces cuando el agente contactó con el administrador de la página para informarle de lo sucedido. Los responsables contactaron con el autor del comentario y le informaron de que su gesto se iba a informar a la Fiscalía. Le recomendaron que suprimiese el mensaje, algo que hizo.

“Es incomprensible el odio hacia una niña por el simple hecho de que su padre sea un guardia civil”, relató apenado Antonio, quien ha puesto el caso en manos de la Policía Judicial, al entender que estos hechos podrían constituir un delito. “Me duele por mi niña, porque sé que mi madre es una santa y que en la Guardia Civil no somos terroristas”, concluyó.