Agrede con un cuchillo al hombre que asesinó a su hija de 4 años en 1985

Agrede con un cuchillo al hombre que asesinó a su hija de 4 años en 1985
TORRES

La víctima de esta agresión, un varón de 54 años, es el hombre que confesó haber matado a la pequeña Anabel hace 33 años. Pasó al menos 23 años en la cárcel por estos hechos

JOSÉ RAMÓN VILLALBA

Un hombre de 70 años fue detenido por la Policía Local de Granada tras agredir con un arma blanca y generar lesiones leves a otro individuo de 54 años en Pedro Antonio de Alarcón. Los hechos sucedieron el jueves a la altura del número 60 de la citada calle sobre las 11.50 horas. La víctima fue atendida en el hospital de cinco cortes en una mano y lesiones en el tabique nasal, mientras que el agresor también requirió atención sanitaria tras sufrir un fuerte golpe en la cabeza y heridas de arma blanca en una mano. Este hombre mayor, sin antecedentes penales, estaba pendiente ayer de pasar a disposición judicial tras permanecer una noche en los calabozos de la Policía Nacional. Los agentes que lo arrestaron entregaron al detenido el mismo jueves en dependencias de Policía Nacional y este cuerpo armado se ha hecho cargo de las diligencias hasta la entrega de este individuo en sede judicial.

El único detenido por estos hechos declaró que la víctima le intentó robar y él trató de evitarlo. Pero detrás de esa gresca a plena luz del día en la zona centro de la capital hay una historia de dolor demasiada amarga ocurrida en mayo de 1985. El detenido el pasado jueves perdió a una hija de cuatro años que murió asesinada por el hombre de 54 años que sufrió lesiones de arma blanca el pasado jueves. El autor confeso de aquel crimen apenas tenía 22 años en 1985.

El padre de la menor fue enterrado en vida, hablando de forma metafórica, después de perder a su hija de una forma tan cruel. Las crónicas de IDEAL sobre aquel suceso, más propio de la España negra, hablan de una tragedia de grandes dimensiones ya que la menor estuvo desaparecida unos días hasta que el servicio cinológico de la Guardia Civil encontró su cadáver escondido en una finca de Huétor Santillán y con signos de haber sido abusada sexualmente, así como con marcas de una tentativa de violación.

Autor confeso

Tras varios días de investigación, agentes del servicio de Información del instituto armado detuvieron a este individuo que se acabó confesando culpable de aquel horrendo crimen que ha quedado marcado como de los más escabrosos registrados en el siglo XX en la provincia de Granada. El detenido es primo de la madre de la menor asesinada.

La Audiencia Provincial de Granada lo condenó en aquel entonces a una pena de prisión de 40 años por asesinato, por otro delito de tentativa de violación y uno más de abusos deshonestos. El tribunal también lo obligó a indemnizar a la familia con dos millones de las antiguas pesetas, equivalente hoy a 12.000 euros, aunque al declararse insolvente evitó efectuar este desembolso económico.

Desde aquel suceso hasta la fecha han transcurrido ya casi 33 años.El autor de aquellos hechos ha pasado en prisión, al menos, 23 años de su vida. Pero la familia de la pequeña no olvida el dolor generado por aquella dramática pérdida, tal y como demuestran los hechos registrados el pasado jueves al filo del mediodía en plena calle Pedro Antonio de Alarcón.

Otros encontronazos

La víctima de ese delito de lesiones del pasado jueves confesó en su declaración que el hombre de 70 años –padre de aquella menor asesinada en 1985– ya había tenido otros encontronazos con él años atrás. En una ocasión lo intentó supuestamente atropellar, generándole lesiones leves como hematomas en distintas partes del cuerpo. Posteriormente, otro día en un bar presuntamente le propinó un golpe en la cabeza. Aunque curiosamente nunca presentó denuncia por estos hechos, tal y como confesó en sede policial, lo cual es una palabra contra la de la otra persona. La pérdida de un hijo no se olvida nunca. Menos aún si su fallecimiento ha sido a manos de una segunda persona como ocurrió en el año 1985 con esta menor de cuatro años en el municipio granadino de Huétor Santillán.

En las testificales, el hombre de 70 años se negó a prestar declaración en dependencias policiales, tal y como le permite la ley para hacerlo posteriormente en sede judicial. El agredido sí declaró pero en ningún momento vinculó la agresión del pasado jueves con los hechos acaecidos en Huétor Santillán hace ahora 33 años. Se limitó a describir cómo su agresor lo abordó por la calle y le esgrimió el arma blanca para agredirlo aunque el forcejeo evitó males mayores. Los dos involucrados en esta pelea sufrieron heridas leves de arma blanca, ambos recibieron el alta hospitalaria el mismo jueves.

Tanto años de dolor después, el padre de aquella pequeña y el autor de aquel crimen tendrán que verse las caras en un juzgado otra vez para aclarar lo ocurrido el pasado jueves al filo del mediodía a la altura del número 60 de Pedro Antonio de Alarcón. Será un juicio de mero trámite, pero que rememorará el daño generado en 1985 por el ahora agredido a esta familia hueteña que desde aquel suceso lo ha pasado bastante mal debido al daño generado por aquel crimen.

Fotos

Vídeos