Las administraciones reclaman a Bankia que los cierres de oficinas «no afecten al empleo»

Las administraciones reclaman a Bankia que los cierres de oficinas «no afecten al empleo»

La Diputación de Granada reclama «soluciones a la situación de exclusión financiera» que viven actualmente cuarenta municipios de la provincia

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZ

Las administraciones públicas de la provincia reclaman a Bankia que el cierre de oficinas anunciado a los sindicatos hace unas semanas no tenga impacto en el empleo de la provincia y aseguraron que pelearán «por cada puesto de trabajo». La subdelegación del Gobierno, que argumentó no ser un «tema de su competencia» a pesar de que el Estado posee tres quintas partes del accionariado del banco, fue el único que se desmarcó de la petición conjunta de que el ERE propuesto por Bankia no tenga incidencia en Granada. Este jueves, los sindicatos y la empresa comenzaron la negociación del expediente de regulación de empleo propuesto por la entidad, que aún no ha sido desgranado a nivel provincial, pero que contempla una reducción del personal de Bankia de un 14% con más de 2.500 despidos en todo el país.

«Bankia necesita de la ciudad de Granada y la manera de iniciar su andadura no debe ser creando incertidumbre» Francisco Cuenca | Alcalde de Granada

La Diputación de Granada fue la más crítica al conocer en IDEAL la relación de oficinas que cerrarán a lo largo de las próximas semanas. «Esperamos que esta medida, que parece que está pensada para evitar duplicidades y que afecta fundamentalmente a la capital, no conlleve pérdida de empleo ni deteriore el servicio que se ofrece al ciudadano. En cualquier caso, pedimos que sea una medida pactada con las organizaciones sindicales y representantes de los trabajadores», afirmó el presidente del organismo provincial, José Entrena. El también secretario general de los socialistas granadinos detalló que su preocupación es «además del empleo, la situación de exclusión financiera que sufren ya 40 municipios de la provincia». Esta cuestión, que fue trasladada por Entrena al presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, será potenciada por la administración provincial, que prevé «tomar medidas para primar en las operaciones de crédito que formalice la Diputación a las entidades que se comprometan con el territorio. Y comprometerse con el territorio pasa necesariamente por poner fin a la situación de exclusión financiera en la que se encuentran muchos de nuestros municipios».

«La entidad debe comprometerse con esta provincia. Nos preocupa la pérdida de puestos de trabajo y la reducción de oficinas» Sandra García | Delegada del Gobierno andaluz

La Junta de Andalucía también censuró las intenciones de Bankia de cerrar 14 oficinas en la provincia, 11 de ellas en la capital y pidió a la entidad financiera «compromiso con el desarrollo económico y social de Granada, que no sea una mera entidad de ahorro, sino que contribuya activamente al dinamismo económico de la provincia, facilitando crédito, con una buena obra social, apoyando el emprendimiento y ayudando a fijar la población al territorio». La delegada del Gobierno andaluz en Granada se mostró preocupada por la «pérdida de empleo y la reducción de oficinas. La entidad debe comprometerse y devolver a la ciudadanía lo que ésta le ha dado».

«Esperamos que esta medida no conlleve pérdida de empleo ni deterioro del servicio que se ofrece al ciudadano» José Entrena | Presidente de la Diputación

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, garantizó que defenderá «hasta el último puesto de trabajo de la entidad», ante el anuncio del cierre de oficinas de Bankia. A su juicio, la sociedad bancaria necesita de Granada «y no es manera de iniciar su andadura creando incertidumbre». «Defenderé el compromiso social de la entidad con la ciudad y su imprescindible implicación en los principales proyectos de la misma», garantizó el primer edil de la capital.

«Es una cuestión dramática. Bankia deja de dar cobertura a las empresas del polígono. No van a tener capacidad de absorción» Emilio Palomar | Presidente del polígono Asegra

El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios, Gerardo Cuerva, se mostró más optimista que los políticos y prefirió mirar «el vaso medio lleno, no mirando hacia el pasado, sino hacia el futuro. El cierre de oficinas hubiera sido inevitable sin la fusión por lo que entendemos que el movimiento de las entidades no afecta en exceso». Cuerva aseguró no tener miedo a perder «la banca tradicional», pero se mostró satisfecho por contar «con un banco potente en Granada».

«Prefiero ver el vaso medio lleno. La tendencia del sector era ésta y ahora hay que pelear por tener un banco fuerte en Granada» Gerardo Cuerva | Presidente de la CGE

El también presidente de la Cámara de Comercio de la provincia aseguró que lo que no se admitiría sería que Bankia no tuviera «su sede operativa en Andalucía fuera de Granada». Sobre el cierre de oficinas remarcó que la tendencia del sector «era ésta» y pidió agarrarse «a la parte positiva, con un banco con más 'pulmón', más posibilidades y siendo un referente en el Sur. Ahora lo que hay que ver es cómo funciona de verdad el banco cuando se empiece a desarrollar su funcionamiento operativo».

Asegra

Más crítico se mostró el presidente del polígono industrial de Asegra, Emilio Palomar, que consideró «dramático» el cierre de la oficina para empresas que existe en su polígono y en el de Juncaril. «Se deja de dar cobertura a las empresas. Las noticias que tenemos es que esto viene desde Madrid, a pesar de que en Granada se ha peleado mucho. Asumimos que es un hecho consumado, que las oficinas se cierran en febrero y desde entonces nos obligarán a acudir a oficinas de particulares», argumentó Palomar. El presidente de esta instalación industrial aseguró que la oficina de Peligros a la que se marcharán las empresas del polígono «no va a tener capacidad de absorción» y va a provocar que las empresas sean más ineficientes. «Estamos desconcertados con la manera de actuar de Bankia y BMN. Las oficinas de empresas son necesarias porque el personal está acostumbrado al trato con las empresas, mientras que el trabajo con particulares es diferente. Además, los ratios de beneficio de la de Asegra eran muy buenos, con un gran negocio, pero la intención de Madrid es acabar con las oficinas de empresas», desarrolló Palomar.

Fotos

Vídeos