Acusan a una mujer de cobrar la paga de su madre muerta durante 16 años

Acusan a una mujer de cobrar la paga de su madre muerta durante 16 años
Ramón L. Pérez

La fiscalía pide cuatro años de prisión para la procesada por apropiarse de 111.000 euros entre julio de 1998 y octubre de 2014

Carlos Morán
CARLOS MORÁNGRANADA

Cuando la acusada comenzó a cobrar de manera presuntamente ilegal la pensión de su madre fallecida, España aún no había adoptado el euro y contaba en pesetas. El supuesto fraude se prolongó durante la friolera de 16 años, según la Fiscalía Provincial de Granada, que pide una pena de cuatro años de prisión para la encausada. En total, y siempre según la investigación del ministerio público, la encausada se habría apropiado de 111.138 euros que nunca debieron abonarse porque la beneficiaria de ese dinero había muerto.

Tras descubrir el presunto engaño, algo que ocurrió cuando ya habían transcurrido más de tres lustros, el Instituto Nacional de la Seguridad Social inició un «procedimiento administrativo» -agrega la fiscalía- y logró recuperar más de 33.000 euros, que era la cantidad correspondiente a los cuatro últimos años de cobros indebidos. En este sentido, la presunta autora del desfalcó adeudaría todavía 77.000 euros al erario público.

En el caso de que ella no pudiera hacer frente a ese pufo, la fiscalía reclama que BMN -entidad que ha sido absorbida por Bankia- sea declarado responsable civil subsidiario, por lo que sería dicha entidad bancaria la que tendría que asumir el abono de los fondos defraudados. Fue en cuentas de Caja Granada y después BMN donde el Estado estuvo ingresando durante 16 años las pagas de la mujer fallecida, de ahí que la fiscalía solicite que responda civilmente por lo sucedido.

Todo empezó tras defunción de la madre de la ahora encausada, que se produjo el 15 de junio de 1998. Sin embargo, «la acusada -refiere el escrito de la fiscalía- no comunicó» el deceso de su progenitora al Instituto Nacional de la Seguridad Social, la «entidad pagadora de la pensión de viudedad» de la difunta, que ascendía a poco más de 600 euros mensuales. Esa asignación era ingresada puntualmente en una cartilla de la antigua Caja Granada que compartían la madre y la hija. Pero tras la muerte de aquella, la procesada, «con ánimo de lucro, continuó cobrando en dicha cuenta la pensión de su madre ya fallecida, extrayendo y disponiendo del dinero de la misma», relata el ministerio público.

Posteriormente, cuando Caja Granada se unió a BMN, la paga ya empezó a llegar directamente a una cuenta exclusiva de la acusada, según el fiscal. Y ese estado de cosas se mantuvo hasta el 31 de octubre de 2014, que fue cuando el Instituto Nacional de la Seguridad Social detectó el engaño.

El fiscal considera que esta conducta presuntamente ilegal puede encajar en un delito continuado de estafa, por lo que solicita para la supuesta autora una pena de cuatro años de prisión y el pago de una multa.

Alternativamente, la fiscalía propone que se juzgue y condene a la encausada por un delito continuado de apropiación indebida, que también conlleva cuatro años de cárcel.

Fotos

Vídeos