Ideal

Más de 11.000 viviendas en Granada podrían pedir la devolución de la plusvalía municipal

Más de 11.000 viviendas en Granada podrían pedir la devolución de la plusvalía
  • El Tribunal Constitucional sentencia que todos los inmuebles vendidos a pérdidas desde 2013 tienen derecho a reclamar este impuesto

Si usted vendió una vivienda en los últimos cuatro años por menos dinero del que originalmente la adquirió, el Tribunal Constitucional le avala para pedir a su Ayuntamientoque le devuelva el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, también conocido como plusvalía municipal. El Alto Tribunal extiende a todo el territorio nacional una postura que había clarificado por primera vez el 16 de febrero de este año. Una sentencia del pasado 11 de mayo ratifica que este principio, que hasta ahora sólo era aplicable a la Diputación Foral de Guipúzcoa. Y lo hace por el mismo motivo: no puede gravarse un teórico incremento del valor que no se ha producido en realidad.

Según un cálculo de la entidada tasadora de inmuebles Tinsa, en Granada hay unas 11.100 transacciones en las que se pagó de más, por lo que ahora los vendedores podrían reclamar la devolución de la plusvalía. En el conjunto del país, se calcula que podría haber unas 550.000 compraventas afectadas desde febrero de 2013, que es el rango máximo de tiempo que marca el dictamen.

Una avalancha de demandas en este sentido podría ser un gran problema para ayuntamientos como el de la capital de la provincia, que ya tiene serios problemas para cuadrar sus presupuestos.

A diferencia de lo que ha pasado con las cláusulas suelo, por ejemplo, cada caso tendrá que ser revisado de manera individual por la manera en que funciona el cálculo de estas plusvalías. Lo que el vendedor debe pagar por este concepto se basa en el valor catastral del suelo y el número de años que se haya tenido en propiedad. La ley asumía hasta ahora que siempre existía beneficio; un vestigio de la era de la burbuja inmobiliaria. En los últimos años, sin embargo, en Granada se han vendido 11.100 viviendas "con un valor de mercado inferior al del momento de la compra", siempre según las estimaciones de Tinsa. Y si no hay beneficio en una compraventa, no hay plusvalía que gravar. Ése es el criterio unánime del TC.

Se estudiará caso a caso

Haber vendido a pérdida es condición necesaria pero no suficiente para que el pago de la plusvalía sea reembolsado. En el caso de las viviendas, es necesario acreditar a través de un informe técnico que el suelo –y no sólo el inmueble– ha perdido valor entre los momentos de compra y venta. Por esta razón, cada caso tendrá que ser analizado de manera individual. Es posible que, en muchos casos, el cobro de la plusvalía sea legal a pesar de todo. En la provincia, el precio medio del metro cuadrado de suelo cayó un 26,68% entre el tercer trimestre de 2013 y el mismo período de 2016, último del que hay datos disponibles en el Ministerio de Fomento.

En cualquier caso, pagar el impuesto sigue siendo obligatorio mientras no haya modificación en la Ley de Haciendas Locales. Por lo tanto, habrá primero que abonarlo y luego presentar una solicitud de devolución por la vía administrativa. El proceso podría alargarse a través de recursos de reposición y al Tribunal Económico Administrativo municipal, y finalmente llegar hasta el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma con un recurso ante el contencioso administrativo.

Cuadrar las cuentas

Fuentes jurídicas consultadas por IDEAL aseguran que, a la vista de esta sentencia, "van a proceder a la devolución en aquellos casos en los que mediante reclamación previa se acredite el cobro indebido". Condición ésta imprescindible y que marca una diferencia importante con casos como el de las cláusulas suelo, donde los reintegros son ya masivos a pesar de los intentos del Gobierno por pararlos.

Estas mismas fuentes aseguran también que consideran prácticamente imposible que se vayan producir en el futuro próximo "devoluciones en masa e indiscriminadas". El motivo tiene que ver con lo importante que es la recaudación por plusvalías municipales para algunos municipios, para los que este dinero sigue siendo agua de mayo incluso después de la explosión de la burbuja inmobiliaria. Una de estas fuentes, de hecho, no dudó en describir este gravamen como "una fuente esencial de los ayuntamientos" de todo el país.