Ideal

Pedro Jiménez: "La imparcialidad de cualquier órgano investigador es esencial en el ejercicio de su función"

  • El nuevo fiscal jefe de Granada toma posesión de su cargo consciente de los retos que se avecinan para la justicia penal

"La imparcialidad de cualquier órgano investigador es esencial en el ejercicio de su función. Para ello es absolutamente imprescindible que tenga la vocación de ser imparcial y los medios que le permitan serlo". Éste fue uno de los mensajes que quiso lanzar ayer, el nuevo fiscal jefe de Granada, Pedro Jiménez, al referirse a la eventual asunción por parte de los fiscales de la instrucción de las causas y la posibilidad de que, para frenar esta iniciativa legislativa, se alegue la falta de autonomía.

Durante el acto de toma de posesión del cargo, que se desarrolló en el Palacio de la Real Chancillería de Granada, el nuevo fiscal jefe de Granada destacó así que "de quien primero debemos ser independientes es de nosotros mismos", al tiempo que recordó que cuando se duda del Ministerio Fiscal como órgano conveniente para la labor de investigación siempre es al hilo de asuntos de especial trascendencia política. "Nos olvidamos del ingente número de procedimientos en los que intervenimos diariamente y en los que no parece que exista duda de nuestraobjetividad", subrayó.

Estas consideraciones del nuevo máximo representante del Ministerio Público en la provincia se producen en un marco de actualidad donde cobran una especial relevancia, dada la reciente controversia entre fiscales generada con motivo de la 'Operación Lezo'.

Por su parte, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla (TSJA), Lorenzo del Río, se refirió al nuevo fiscal jefe como una persona "equilibrada, accesible y comprometida con el trabajo" y le brindó "unir puentes" para una "implicación mutua" en el importante reto que será la reforma de la justicia penal, la cual tildó de "necesaria". Así, tras resaltar que jueces y fiscales deben trabajar juntos para garantizar una tutela judicial efectiva al ciudadano, criticó la lentitud en muchos procesos y señaló la necesidad de que se avance en el plano tecnológico también para el Ministerio Fiscal. "Es necesaria una buena conexión entre jueces y fiscales", subrayó.

Jiménez sustituye en el cargo a la actual Fiscal Superior de Andalucía, la granadina Ana Tárrago, quien deseó al nuevo jefe de los fiscales de la provincia muchos "éxitos", al tiempo que destacó su "corrección y rigurosidad en el trabajo", así como su lealtad absoluta a la institución y al hecho de que cuente con experiencia en la gestión de recursos y organización. Su "eficacia" en el trabajo y su "conocimiento de los problemas", así como su "capacidad y preparación" también fueron virtudes resaltadas por su antecesora en el puesto.

Pedro Jiménez Lafuente (Madrid, 1960) lleva 30 años como fiscal, pues ingresó en la carrera fiscal en 1988. Estudió en la Universidad Complutense de Madrid. Sus anteriores destinos fueron Málaga, Alicante, Valencia, Cuenca y Cádiz. Desde 2004 ejerce su labor en Granada. No está ligado a ninguna asociación. Hasta ahora había sido el decano de la Sección Penal y delegado de Seguridad Vial desde 2007.

Los otros cinco fiscales de Granada que concurrieron al cargo eran Alfredo Wilhelmi, teniente fiscal de la Audiencia de Granada; el fiscal delegado de criminalidad informática y delitos de odio, Francisco Hernández; el fiscal antidroga y de Extranjería, Luis Salcedo; la fiscal de delitos económicos, Emilia Rancaño; y el fiscal anticorrupción Carlos Iáñez.