Ideal

Hallan a un ladrón escondido en un armario y después se arroja al vacío desde la azotea

Casa asaltada la pasada noche del miércoles en Agua de Cartuja número 20.
Casa asaltada la pasada noche del miércoles en Agua de Cartuja número 20. / RAMÓN L. PÉREZ
  • El arrestado, de tan solo 19 años, intentó robar una casa en Agua de Cartuja y su compañero logró huir antes de que llegara la Policía Local

Una historia rocambolesca que casi le sale bien al individuo detenido la pasada noche del miércoles por la Policía Local por el robo de una vivienda, ubicada en la calle Agua de Cartuja número 20 de la capital granadina.

Una patrulla de agentes se personó en la citada casa tras recibir el aviso de que dos individuos estaban forzando la puerta de entrada del inmueble. Los policías pudieron comprobar cómo estaba forzado el acceso a la vivienda. Inspeccionaron la planta baja y no vieron nada. Subieron a la segunda y tampoco detectaron la presencia de nadie. Decidieron salir a la calle y dar una batida para buscar a los dos sujetos que habían sido vistos intentando entrar a la fuerza a la casa. Buscaron por distintas calles adyacentes a Agua de Cartuja pero sin demasiado éxito.

Los agentes de la Policía Local decidieron volver a la vivienda para echar una nueva ojeada por si acaso. Entraron por la planta baja, volvieron a mirar por las distintas dependencias y de repente oyeron un crujir de madera procedente de la planta superior. Se extrañaron. Y sin pensarlo dos veces, subieron por las escaleras, entraron a la habitación de donde procedía el ruido, abrieron un armario y se encontraron con un joven escondido dentro. La primera reacción de este individuo fue empujar al policía local para abrirse paso y huir hacia la azotea de la vivienda.

Cuando alcanzó la terraza en aras de sortear la acción policial decidió saltar al vacío, desde una altura de dos plantas y media. Tras caer a un solar, quedó hecho un ovillo en el suelo e intentó esconderse en una esquina del mismo solar, donde los policías locales lo encontraron sin poder moverse debido a las heridas sufridas tras saltar al vacío.

Los agentes lo trasladaron a un centro de salud, donde fue atendido de las heridas que presentaba, y posteriormente le tomaron declaración. Este sujeto reconoció que tanto él como su compañero forzaron la puerta de entrada a la vivienda con una barra de hierro, así como dándole patadas al portón hasta que finalmente pudieron entrar.

El detenido tiene 19 años y es de origen magrebí. La Policía busca a su acompañante, quien logró huir antes de que llegaran los policías locales.