Ideal

Hosteleros y vecinos contra las despedidas de soltero en Granada

Un grupo de jóvenes en una despedida de soltero.
Un grupo de jóvenes en una despedida de soltero. / RAMÓN L. PÉREZ
  • «Hemos retirado de la circulación algunas limusinas porque no tenían la documentación en orden y estamos haciendo frente a este problema con una patrulla creada para este fin», comenta el portavoz oficial de la Policía Local

Las despedidas de soltero sí siguen siendo un quebradero de cabeza, aunque se han empezado a tomar medidas policiales contra ellas. Policía Local ha creado un servicio exclusivo para aplacar los desmanes durante los fines de semana de esas pandillas que van invadiendo el centro de Granada, ignorando las ordenanzas municipales y las reglas mínimas de decoro. «Hemos retirado de la circulación algunas limusinas (vehículos de lujo de gran tamaño utilizados en estos eventos) porque no tenían la documentación en orden y estamos haciendo frente a este problema con una patrulla creada para este fin», comenta el portavoz oficial de la Policía Local.

Antonio García, el secretario general de la Federación de Hostelería de Granada, asegura que hay muchas despedidas de soltero perfectamente organizadas y no generan ningún problema. «Pero hay otras que se saltan todas las ordenanzas municipales. Como ir con un burro por mitad de una acera o ir vestidos por la calle de forma grotesca y haciendo ruido con trompetas o sirenas para llamar la atención. Eso no se puede permitir», advierte.

Lola Boloix, presidenta de la asociación de vecinos del Bajo Albaicín, denuncia la mala imagen para la ciudad que se suele dar casi todos los fines de semana por grupos de jóvenes que participan en despedidas de soltero por el Albaicín y Sacromonte. «No sólo es la imagen de la ciudad, sino que van arrasando por donde pasan. Les da igual orinar en medio de una calle, hacer ruido por la noche o romper botellas en cualquier sitio». Según datos del sector, Granada puede celebrar una media de 1.500 despedidas al año. Eso significa unas 30 por semana. Pero hay que tener en cuenta que la mayoría se concentran en pocos meses. Con el buen tiempo, Granada suele llenarse de 'feligreses' de despedidas procedentes, principalmente, de ciudades como Jaén, Almería, Murcia, Málaga o -a mayor distancia- Madrid; aunque también llegan de Aragón, Extremadura e incluso Galicia. La elección de destinos como Málaga o Granada varía en función de la época del año. Cuando llega la primavera, la ciudad granadina es una de las preferidas.