Ideal

Meses de espera para la vacuna de la meningitis

  • Las farmacias granadinas sólo reciben un par de dosis de Bexsero cada semana, debido al desabastecimiento por parte del laboratorio que fabrica el compuesto

Las listas de espera para obtener la vacuna de la meningitis tipo B no dejan de crecer en las farmacias de Granada. El Bexsero –así se llama el compuesto– llega a cuentagotas a causa del desabastecimiento, a nivel nacional, del laboratorio que lo produce. De media, las farmacias de la provincia reciben una o dos dosis semanales, una cantidad ínfima si se tiene en cuenta que cada persona puede llegar a necesitar más de dos aplicaciones, según la edad.

Se han dado casos de personas que adquirieron únicamente la primera dosis y no pudieron comprar el resto. El precio de cada inyección es de 106 euros. La vacuna no entra en el calendario oficial de vacunación de Andalucía. Desde el mostrador de la farmacia Hernández Bernal, Antonio Navarro muestra una lista de veinte personas que esperan para obtener dos o más dosis. Teniendo en cuenta la media de distribución semanal, unos cinco meses de espera. «Lo peor es que hay gente que compró la primera, se la puso, y ahora no tiene la segunda», incide este farmacéutico.

La misma situación se repite en las boticas de toda la provincia. En la farmacia Santamaría, en el Cerrillo de Maracena, explican que la lista iba por un tiempo medio de dos meses. «Ahora, como el laboratorio (GSK) ha sacado un escrito diciendo que están haciendo menos cantidad aún de vacuna, hemos dejado de decir tiempo de espera, pues si antes nos abastecían con uno o dos a la semana como mucho, ahora no hay un cálculo exacto», apuntan. En efecto, el laboratorio ha anunciado «problemas técnicos durante el proceso de fabricación» que en el segundo trimestre del año quedarán solucionados. En Sancho de Mesa van por seis o siete meses. En la farmacia Torre de la Vela suman ya unas 30 solicitudes. En Estefanía Ogayar son más de 40 las personas que piden el Bexsero.

En pueblos pequeños

Hasta en las poblaciones más pequeñas se deja de notar la carencia. Rafael Toledo es presidente de la asociación de Empresarios Farmacéuticos Granada (Aprofagra) y regenta una farmacia en Benalúa. Explica que allí hay cuatro personas en lista de espera, y que hay incluso quien se acerca cada mañana a la espera de novedades. Pero el desabastecimiento de esta vacuna no es un caso aislado: «Hace muchos años pasó también con la vacuna antigua de la meningitis, que era solamente para una cepa».

Los farmacéuticos conocen casos de granadinos que han aprovechado viajes a Andorra o Portugal para hacerse con una dosis de la cotizada inyección. Asegura el presidente de Bidafarma, Antonio Mingorance, que hay «un desabastecimiento absoluto» por parte del laboratorio que nada tiene que ver con los distribuidores. Hefagra –integrada en esta compañía– reparte todas las dosis que recibe. «Nosotros tenemos en Bidafarma a disposición de la autoridad sanitaria, de los ciudadanos y de todo el que quiera lo que recibimos y lo que hacemos con las vacunas».

Mingorance pide la intervención en este asunto –que colea desde que se empezó a comercializar la vacuna en 2015– de las autoridades sanitarias a nivel nacional. «El problema de la vacuna va por zonas. El laboratorio matriz las ha distribuido en función de los índices de natalidad de las provincias», explica el presidente de Bidafarma.

Llamada a la calma

Ante el desabastecimiento, los pediatras hacen un llamamiento a la calma. El Comité Español de Vacunas, integrado en la AsociaciónEspañola de Pediatría se pronunció a finales de enero: «El actual escenario de desabastecimiento repercute negativamente en la práctica clínica diaria de los pediatras (...) y también influye negativamente en la confianza de las familias en unas recomendaciones que luego les resultará difícil, cuando no imposible, seguir (...)».

«Los registros indican que nos encontramos en el momento de más baja incidencia en nuestro país desde que hay datos epidemiológicos archivados. En esta situación y ante la nueva anomalía en el abastecimiento de la vacuna frente al meningococo B, que no permite cumplir con las recomendaciones realizadas por este Comité Asesor de Vacunas, se propone priorizar la vacunación de los niños menores de 5 años, pero sobre todo de los menores de 24 meses de edad», explicó el Comité Español de Vacunas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate