Ideal

Un estudio dice que la frontera del Reino de Granada generó desigualdades en Andalucía

Un estudio dice que la frontera del Reino de Granada generó desigualdades en Andalucía
  • La comparación de los municipios del lado castellano -Córdoba, Cádiz, Huelva, Jaén y Sevilla- con los del lado granadino -Almería, Granada y Málaga- evidencia más concentración de rentas y más poder de la nobleza en el primer grupo

Un estudio de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ha constatado que la frontera del Reino Nazarí de Granada generó desigualdad económica y política en Andalucía y explica los patrones de desigualdad de la tierra en esta comunidad autónoma.

Los investigadores Diego Romero-Ávila y Daniel Oto-Peralías, de la Universidad Pablo de Olavide, y la Universidad de St. Andrews (Reino Unido) han publicado un estudio sobre los efectos de largo plazo que tuvo la frontera de Granada sobre la desigualdad histórica en Andalucía, ha informado la UPO en un comunicado.

Los resultados de este proyecto de investigación muestran que el latifundismo característico de la historia moderna y contemporánea de Andalucía fue consecuencia, en parte, de la frontera de Granada.

La comparación de los municipios del lado castellano (aproximadamente las actuales provincias de Córdoba, Cádiz, Huelva, Jaén y Sevilla) con los del lado granadino (aproximadamente las de Almería, Granada y Málaga) evidencia una mayor desigualdad de la tierra, mayor concentración de rentas y más poder de la nobleza en el primer grupo.

Los datos del Censo del Floridablanca de 1787 reflejan que el porcentaje de jornaleros sobre la población activa agraria era del 87,4 % en la parte castellana (el más alto de España), frente al 72 % en la parte granadina.

En cuanto a la presencia de señoríos, la proporción de municipios bajo este régimen era también mucho mayor en la parte castellana (65 % contra 42,5 %).

Datos del Catastro de Ensenada de mitad del siglo XVIII también indican que la riqueza estaba más concentrada en dicha zona.

La parte central del análisis se centra en los municipios localizados a 25 kilómetros a cada lado de la antigua frontera y se pone de manifiesto una mayor desigualdad en la parte castellana.

El estudio muestra que la desigualdad histórica generada por la frontera ha afectado al nivel de vida de los municipios y así, por ejemplo, la población de las localidades situadas en el lado castellano tiene una menor condición socioeconómica media, menos vehículos per cápita, y un menor nivel educativo medio (entre las personas de 30 a 39 años).

Esta investigación ha sido publicada en la revista 'Journal of The European Economic Association' y fue presentada en la conferencia de la Royal Economic Society (Manchester 2015, Reino Unido).