Ideal

Los casos de acoso escolar suben a 25 y muchos se ejecutan en redes sociales

Foto de:
Foto de: / RAMÓN L. PÉREZ
  • La asociación contra el Acoso Escolar pide una mayor implicación de los equipos docentes y directivos para afrontar estos problemas

Una menor de edad se suicidó el pasado martes en Murcia acuciada por un problema de acoso escolar y de nuevo ha devuelto a las portadas de los telediarios y periódicos la realidad de un problema grave que está muy presente en el día a día del ámbito de la enseñanza. La asociación nacional contra el Acoso Escolar (ACAE) registró el pasado año veinticinco casos de acoso escolar en esta provincia, aunque algunos se arrastran desde el año 2013 y no terminan de solucionarse. «En Granada se han estabilizado en los dos o tres últimos años, pero hubo una época en la que no dejaban de crecer», apunta Encarna García, presidenta de ACAE. Un año antes se contabilizaron veinte casos, según los datos de esta misma asociación.

La delegación territorial de Educación, por su parte, se ha negado a facilitar estos datos, mientras que la Fiscalía de Menores contabilizó hasta el pasado mes de noviembre 22 denuncias, aunque no todas acabaron convirtiéndose en un delito.

¿Qué hay que hacer para frenar los casos de acoso escolar? «Es fundamental una mayor implicación de los equipos docentes y directivos de los centros educativos tanto de los públicos, como de los concertados-privados. Eso por un lado y por otro, atender al alumnado cuando denuncia sus casos y poner en marcha lo antes posible los protocolos existentes para combatir este problema», subraya García.

La presidenta de ACAE también advierte del fenómeno del acoso entre alumnos a través de las redes sociales. «Los padres tienen la obligación de saber el uso que sus hijos hacen de las redes sociales. Nos están llegando muchos casos de 'sexting' y de acoso por el 'wasap'. Hay que tener mucho cuidado, cualquier padre sabe muy bien que a su hijo le pasa algo extraño cuando empieza a tener comportamientos anómalos. No los podemos ignorar en esos momentos tan cruciales».

Los cursos de primero y segundo de Enseñanza Secundaria son los que más problemas de acoso suelen registrar. «Nosotros podemos decir que más del 50% de los casos atendidos en todo el territorio nacional se corresponden con adolescentes que cursan primero y segundo curso de la ESO, aunque muchos de estos menores ya vienen arrastrando desde la enseñanza Primaria el acoso y por no atajar el problema se hace cada vez más grande», aclara.

Encarna García, por la experiencia acumulada en todo este tiempo, asegura que lo ideal es afrontar el problema lo antes posible, sin dilación alguna.

No todo el acoso escolar es del mismo tipo. Hay casos extremos, otros son fruto del roce en la convivencia diaria en los centros y un buen número son situaciones que con una rápida intervención del profesorado se acaba solucionando. «Lo más importante en estos casos es tener conocimiento de la existencia de un problema de esta índole. Muchas veces, la mayoría, de esas situaciones de acoso no se producen dentro del aula, sino en el recreo, en los pasillos o a la entrada y salida del centro. Si al profesor no se lo comunica, puede pasar totalmente desapercibida. Eso sí, si el caso es comunicado se actúa sobre la marcha y en una gran mayoría de ocasiones el problema se soluciona sin necesidad siquiera de activar el protocolo reglamentario», apunta Antonio Rodríguez, psicopedagogo que ha trabajado con menores conflictivos.

Encarna García trabaja ahora en un nuevo caso de acoso escolar en un pueblo de Granada. «No sabemos si hay acoso o no, pero nunca antes había visto una implicación tan importante por parte de la directora del centro y del inspector de zona».