Ideal

El Complejo Hospitalario pone en marcha una unidad para el tratamiento integral del ictus

  • Con la técnica de la trombectomía se ha atendido a 130 pacientes en dos meses

El Complejo Hospitalario Universitario de Granada ha puesto en marcha una unidad de Ictus que permite el tratamiento integral y multidisciplinar a pacientes con esta patología los cuales requieren una intervención rápida para su resolución. Desde la puesta en marcha a principios de noviembre, en esta unidad ya se han atendido a 130 pacientes.

Esta unidad, ubicada en el Hospital del Campus de la Salud, cuenta con capacidad para ocho pacientes y permite prestar atención dirigida y protocolizada a pacientes que presenten ictus agudo entre las primeras 24 y 72 horas.

Además, en el último mes se ha iniciado el tratamiento intervencionista del ictus, ofreciendo neurorradiología intervencionista las 24 horas de los 365 días del año. De esta forma, los pacientes que lo requieran podrán beneficiarse de una técnica trombectomía para obstruir el coágulo a través de un catéter dirigido a la circulación cerebral accediendo por los vasos sanguíneos. Hasta la fecha 18 pacientes se han sometido a este procedimiento con unos tiempos de respuesta adecuados, en menos de 30 minutos desde la activación del código ictus.

En definitiva, esta unidad permite dar cobertura completa al tratamiento del ictus, tanto isquémico como hemorrágico, con el fin de que toda la provincia de Granada, y su área de referencia, pueda acceder de forma homogénea y equitativa.

Este avance ha sido posible gracias al trabajo e implicación de distintos servicios clínicos que se han coordinado con el fin de ofrecer mejores resultados en salud para la ciudadanía. En concreto, este equipo multidisciplinar está compuesto por Neurología, Neurorradiología Intervencionista, Cuidados Intensivos, Urgencias, Anestesiología y Enfermería especializada.

La directora gerente del Complejo Hospitalario, Cristina López ha agradecido a estos profesionales “su capacidad de coordinarse para dar lugar a un mejor resultado con el fin de resolver problemas de salud de la población. Además ha destacado que esta ampliación de la cartera de servicios también ha sido posible por “disponer de excelentes instalaciones y recursos junto con el equipo sanitario de alta cualificación científica y técnica”.

El ictus es una enfermedad cerebral producida por alteraciones circulatorias, sea por obstrucción de una arteria con producción de un infarto cerebral (ictus isquémico, 85 de cada 100 ), o a la rotura de una arteria cerebral con la consiguiente hemorragia dentro del cerebro (ictus hemorrágico, 15 de cada 100 ).

Se trata de un proceso frecuente, con unos 200 casos por 100.000 habitantes cada año, lo que supone unos 1.800 casos al año en la provincia de Granada. Si no se realiza un tratamiento específico a tiempo, ocasiona altos índices de mortalidad, o bien, secuelas tanto en el habla como en el movimiento.

Código ictus

Para el buen funcionamiento de estos procedimientos es necesaria una cadena asistencial que se inicia extra-hospitalariamente en los dispositivos de urgencias, con la identificación de los casos, y que mediante activación del llamado “código ictus” implica a los facultativos de urgencias, neurólogo, radiólogo, intensivista, anestesiólogos y enfermería.

Existen unos criterios de ingreso en esta unidad específica, pero en principio deben pasar en ella la mayoría de los ictus las primeras 24-72 horas de su evolución, durante las cuales son estrechamente atendidos. Todos los pacientes son evaluados periódicamente por la enfermería y tienen monitorizada mediante telemetría su presión arterial, frecuencia cardiaca, ritmo respiratorio y oxigenación.

También se realizan diversos estudios diagnósticos además de los ya realizados a su llegada a urgencias (TAC, electrocardiograma y analítica), que con frecuencia incluyen dopler de carótidas e intracraneal, que realiza el propio neurólogo, y ecocardiograma, realizado por el cardiólogo. La mayoría de los pacientes salen de la unidad con el estudio casi finalizado, pendientes en general de la Resonancia Magnética y de la organización de su rehabilitación cuando es necesaria.

Algunos pueden incluso ser dados de alta a su domicilio directamente desde la unidad, si su evolución lo permite y el estudio se ha finalizado.