Ideal

«El equipo de trabajo para esta manifestación han sido mis hijos»

fotogalería

Jesús Candel se dirige a la multitud al final de la manifestación. / Alfredo Aguilar

  • El médico de Urgencias Jesús Candel mantiene que el éxito de la protesta es de la gente que como él «creían en el mensaje. No hay más, ni nadie detrás»

La manifestación del pasado domingo contra la fusión hospitalaria fue histórica. Histórica por las cifras de manifestantes que se manejan, que siempre bailan pero que igualmente marean –más de 40.000 personas según fuentes policiales y más de 100.000 según el propio Jesús Candel–. Pero, sobre todo, la manifestación fue histórica porque todo lo que se montó lo organizó sólo una persona. Jesús Candel, el médico de Urgencias con el que comenzó todo explicaba este lunes que, lejos de lo que se pueda pensar, su equipo de trabajo para montar todo esto han sido sus cuatro hijos: «No hay más, ni nadie detrás», cuenta.

Ni equipo organizativo, ni de redes sociales, ni a pie de manifestación. «Una vez que me decidí a hacer la manifestación lo único que he hecho ha sido creer y desear que saliera bien. Sólo dos amigos míos han estado al pie del cañón, pero nada más». El médico reconoce la importancia que las redes sociales han tenido en la transmisión de su mensaje desde el principio, pero asegura que «nada hubiera sido posible sin la respuesta de la gente. El éxito ha sido porque los granadinos han creído en la necesidad de cambiar lo que hay».

relacionado

Sus vídeos sobre la fusión en Facebook fueron viralizándose y ganando ‘me gusta’ a la par que sus apoyos. «Muchos se han puesto en contacto conmigo y yo he hablado con todo el mundo, vecinos, sindicatos, partidos. Todo aquel que me ha manifestado su apoyo y que compartía el mensaje lanzado de mejorar la situación actual era bienvenido y se ha sumado a la manifestación. Había gente en la cabecera que yo no conocía», recuerda.

Candel asegura que en sus vídeos ha traslado quejas y mensajes que los usuarios le han contado, además de lo que él ha vivido como profesional. «Simplemente he dado voz al sentir de muchos ciudadanos que se han sentido olvidados y que se han dado cuenta de que sus reclamaciones no han servido de nada». Candel reconoce que darle el hueco y la importancia que la sociedad y los profesionales tienen en este tema es la clave para que todo haya fluido.

Próximo objetivo

Aún con la resaca de la protesta y con el cansancio acumulado, el médico no piensa parar. Candel exige respuestas y espera que Salud tome las medidas que una manifestación de estas características merece. «Espero que sean conscientes y se haga lo que se tiene que hacer». Aún así, él ya tiene nuevos objetivos y apunta al futuro traslado al Material de las áreas pediátricas y de obstetricia. El médico se pregunta cómo pueden plantearse un traslado a un edificio que tiene problemas –aluminosis– y que, de nuevo, merma la calidad para los pacientes «con habitaciones compartidas tanto para niños como madres y perdiendo servicios como las aulas de lectura que tienen actualmente». A Candel le basta con tener un objetivo y luchar por él, ahora sabe que no está solo y confiesa que si hace falta volver a manifestarse para mejorar la sanidad de los granadinos, avisa, lo volverá a hacer.