Ideal

Cien días para tomar el pulso

Marcelo, entre una nube de periodistas tras el ingreso.
Marcelo, entre una nube de periodistas tras el ingreso. / FERMÍN RODRÍGUEZ
  • El hospital del PTS cumple el 'periodo de gracia' con la mirada puesta en pulir las deficiencias

Hace cien días Granada protagonizaba un auténtico zafarrancho que movilizaba a 850 profesionales. Trasiego de ambulancias, de camillas y de batas. Era el 'Día D', el 2 de julio, la fecha fijada para el traslado de los pacientes de los hospitales Virgen de las Nieves y Clínico al gigante sanitario del Parque Tecnológico de la Salud (PTS). Los focos estaban puestos en una 'mudanza' de personas. 48 horas frenéticas en las que se cumplió el guion previsto. Sin contratiempos. La asistencia sanitaria en la capital granadina sufría la mayor reorganización de su historia bajo el paraguas de la llamada fusión hospitalaria. El nuevo centro del PTS, el segundo hospital más grande de España, comenzaba a funcionar a pleno rendimiento. Era la hora de la verdad. Consultas externas, urgencias, hospitalización... Todo la maquinaria, dotada de la última tecnología, en marcha. Tras catorce años de obras, el coloso blanco echaba a andar.

Cien días después -el llamado 'periodo de gracia' que suele darse a los nuevos gobernantes y, por qué no, a la actividad de un equipamiento público- toca hacer balance. Cuantitativo y cualitativo. El primero se ciñe a las estadísticas facilitadas desde el hospital, que constatan una intensa actividad. En total, 36.459 urgencias atendidas (más de 360 cada día de media) y 2.858 ingresos (28 de media por jornada), con un total de 28.604 estancias, así como 1.212 operaciones con ingreso y 1.093 urgentes. La cirugía ambulatoria (6.760 desde principios de 2015), así como las consultas externas (209.115) y las pruebas radiológicas (138.937) ya venían funcionando desde el año pasado.

Una fusión blanco de críticas

Son los datos del funcionamiento del hospital. Asépticos. Fríos. Donde, aparentemente, no caben las interpretaciones de profesionales o pacientes. Pero el balance cualitativo es bien distinto. La fusión hospitalaria ha sido fuertemente contestada por parte de los sindicatos y, por extensión, el hospital del PTS también ha sido blanco de las críticas. Saturación en urgencias, esperas interminables, problemas de coordinación... han sido algunas de las denuncias sobre la cara 'b' de un moderno equipamiento de 160.000 metros cuadrados y 614 camas y con grandes profesionales que están dando del do de pecho. En estos cien días incluso se terció una denuncia por un posible boicot de algunos trabajadores tras detectarse desperfectos, extremo descartado finalmente por la Policía Nacional.

Los detractores aseguran que se ha disminuido la calidad en la asistencia sanitaria a los granadinos y que la fusión ha supuesto una reducción de medios materiales y económicos. Un descontento que se quiere sacar a la calle con una manifestación ciudadana convocada para el próximo 16 de octubre e impulsada por el doctor de urgencias del hospital Ruiz de Alda, Jesús Candel, 'Spiriman'. «Granada se merece tener dos hospitales completos, donde cualquier persona pueda ser tratada rápidamente al llegar, sea cual sea patología», afirmaba en uno de sus vídeos de Facebook. Ayer mismo, la Plataforma de Trabajadores Hospitales de Granada hacía un llamamiento a la movilización ciudadana el próximo domingo.

Las autoridades sanitarias locales parecen haber tomado nota de este malestar prolongado en el tiempo y han puesto en marcha una «fase de mejora» en el hospital del Campus de la Salud, que se ha iniciado con la recogida de opiniones de los profesionales para identificar los puntos débiles. Según explica Francisca Enríquez, jefa de sección de Medicina Preventiva y responsable de la Unidad de Calidad, a finales de septiembre, durante tres días, se entregaron unos cuestionarios anónimos. Se pedía que identificaran los problemas de la unidad y del resto del hospital -ya fueran deficiencias en el lugar de trabajo, falta de recursos o fallos en los circuitos de asistencia- así como posibles soluciones.

Tras 3 meses, «toca evaluar»

«Tras tres meses toca evaluar, chequear y comprobar cómo van las cosas y los profesionales son los que tienen un conocimiento mas exhaustivo de lo que está funcionamiento bien y de lo que hay que mejorar», apunta. En no más de tres semanas esperan poner sobre la mesa los resultados de esta encuesta. «Habrá que priorizar tanto de los problemas más frecuentes como de los que tengan un gran impacto sobre la asistencia», explica Enríquez, quien matiza que «habrá cosas que tengan una solución factible e inmediata y otras que requieran una participación multidisciplinar ».

El propio director gerente del Complejo Hospitalario Universitario de Granada, Manuel Bayona, subrayó en unas declaraciones recientes que las instalaciones del PTS son «inmensas» y que se necesita un periodo de adaptación «al nuevo espacio y a la nueva organización». Han pasado los cien primeros días. Cien días para tomar el pulso al hospital.