Ideal

La emotiva carta del conductor de autobús que vio su recaudación 'volar'

La emotiva carta de agradecimiento del conductor de autobús que vio su recaudación 'volar'
  • Varios billetes volaron por la ventanilla debido a un "golpe de aire", lo cual despertó la solidaridad de transeúntes y conductores. Estas son sus palabras

"Muchísimas gracias de corazón". Con estas palabras, incluidas en una carta remitida a IDEAL, el conductor de la línea U3 que vio "cómo la recaudación salía por la ventana del autobús por un golpe de aire" se ha dirigido a las personas que el pasado miércoles le echaron una mano para 'rescatar' el dinero.

Pasaban las tres de la tarde cuando Antonio conducía el vehículo público por Camino de Ronda, en sentido Zaidín, con su ventanilla abierta. A unos metros del cruce con la calle Recogidas, parte de los billetes acumulados a lo largo del día salió despedida a causa del viento. "Paré inmediatamente y un chico con un coche negro, otro chico con una moto y una chica que iba por la acera me ayudaron a recoger todo el dinero", rememora el transportista, "luego al entregarlo en la recaudación no faltó nada".

No lo contó en el momento, para no perder más tiempo detenido, pero ha calculado que sería una cuantía cercana a los 350 euros. "La mayoría eran de 20 y 10 euros", asegura. Por todo ello, ha querido expresar su agradecimiento: "Me han demostrado que sigue habiendo personas buenas y sobre todo honradas, muchísimas gracias de corazón".

Una de las transeúntes que por aquel momento atravesaban el Camino de Ronda quedó sorprendida por el revuelo. "Daba la sensación de que había sido un golpe", recuerda María F. "Estaban recogiendo algo", explicó a IDEAL. Con la carta remitida por Antonio llega el punto y final feliz de una historia de civismo que perdurará entre las anécdotas de su trabajo.

La carta: En agradecimiento a tres personas

Buenas noches:

"Soy el conductor del autobús de la linea U3 del transporte urbano de Granada que el miércoles día 13 vio cómo la recaudación salía por la ventana del autobús por un golpe de aire. Paré inmediatamente y un chico con un coche negro, otro chico con una moto y una chica que iba por la acera me ayudaron a recoger todo el dinero. Luego al entregarlo en la recaudación no falto nada. Es por eso que quiero expresar mi agradecimiento a estas tres personas. Me han demostrado que sigue habiendo personas buenas y sobre todo HONRADAS.

Muchísimas Gracias DE CORAZÓN"