Ideal

Cada granadino gastó 442 euros en juegos de azar en 2014

El gasto en máquinas 'tragaperras' descendió por sexto año consecutivo.
El gasto en máquinas 'tragaperras' descendió por sexto año consecutivo. / EFE
  • Desciende el dinero arriesgado en bingo, máquinas y lotería, pero suben un 21,7% las apuestas a través de internet

La provincia de Granada gastó más de 400 millones en juegos de azar en el último año. Una cifra astronómica que subió en 2014 por tercer año consecutivo y está próxima al presupuesto que en una temporada pueden manejar Real Madrid CF y FC Barcelona. De media, cada granadino jugó en 2014 un total de 442 euros. El juego online, que vuelve a ascender una vez más, ya supera al gasto que se realiza en cupones de la ONCE o en los diferentes bingos de Granada.

La provincia es la cuarta de Andalucía en la que más dinero se gasta. Se encuentra por detrás de Sevilla, Málaga y Cádiz, en donde hay casinos y más tradición de juego. Por sectores, en Granada se desembolsaron, por persona, 143 euros en lotería y otras apuestas del estado, 142 en máquinas 'tragaperras', 112 en juegos online, 30 en cupones de la ONCE y 15 euros en bingos. La única parcela que repunta son las apuestas a través de internet, que pasan de recoger 92 euros en 2013 a acumular 112. Supone un incremento del 21,7%. El gasto en loterías del estado y los diferentes juegos de la ONCE mantiene el tipo y se resiente, un año más, el gasto en máquinas, que se ha desplomado un 55% desde que arrancó la crisis en 2008.

Estas cifran provocan que el perfil del jugador de Granada esté cambiando. Debido a las apuestas deportivas hay más jóvenes, hombres sobre todo, que gastan a diario. El juego está dejando de ser una actividad que se realiza en colectivo o en un lugar público y está experimentando un trasvase de jugadores hacia las pantallas del ordenador o los dispositivos móviles, a través de los cuales se desarrollan las apuestas para las que hace años era necesario pisar la calle.

Ramón Martínez, secretario de la Asociación Andaluza de Salones y Recreativos, no culpa al sector online de la pérdida de clientes del juego tradicional. Entiende que el aumento de los impuestos que se tienen que pagar desde 2012 por tener un establecimiento una máquina ha provocado que se hayan retirado cientos de 'tragaperras' en toda la provincia y se ha reducido la oferta. «La caída del juego presencial viene provocada por la alta fiscalidad y solo mejorará cuando pase la crisis por completo o se bajan los impuestos», expone Martínez.

La dirección general de ordenación del juego sí reconoce la existencia de una «reestructuración» que se encuentra influida por la «la regulación y evolución del mercado estatal online». También Cristóbal Fernández, delegado de la ONCE en Andalucía, entiende que existe una relación entre la caída en la ventas y «la competitividad del mercado del juego legal e ilegal». La organización de ciegos acumuló un descenso del 2,5% en los ingresos durante 2014 en Andalucía.

Adicción

El cambio en el tipo de juego que se realiza provoca también que varíen también las personas que solicitan ayuda contra la ludopatía. Blanca Molina, responsable del Centro Provincial de Drogodependencias de la Diputación de Granada, admite que están aumentando en los últimos años las adicciones 'sin sustancia', a pesar de que las cifras no son todavía elevadas.

Esto provoca que haya que cambiar también el tratamiento que permite abordar la adicción en busca de solucionar estar enfermedad. La vía por la que se accede al Centro de Drogodependencias es similar en comparación con otras adicciones, como alcoholismo o tabaquismo. Suele ser un familiar o un médico -y en menos casos por iniciativa propia- el que incita al jugador a acudir a terapia.

Si este 'acepta' se inicia un largo proceso que en el Centro de Drogodependencias se encuentra pautado. «Analizamos qué le genera el sufrimiento y le hacemos ver que tiene un problema», explica Molina. Sin embargo, al no existir una sustancia que provoque la dependencia, como la nicotina en el caso del tabaquismo, el tratamiento que se da es «más psicológico que médico». Molina entiende que los pacientes que presentan problemas de juego «no necesitan fármacos» sino el diagnóstico de uno o varios problemas de personalidad que hay que tratar.

Blanca Molina no cree que la publicidad con la que cuenta el juego a través de internet o el hecho de que socialmente no se encuentre estigmatizado provoquen el aumento del número de jugadores. «Son otros los factores que influyen, como la ausencia de relaciones sociales de estas personas. El juego online sí es más adictivo al contar con ingreso del premio obtenido al instante», sintetiza.

En Agrajer, la Asociación Provincial de Jugadores en Rehabilitación, sí creen que la promoción con la que cuentan las apuestas a través de internet han provocado el aumento de las personas con problemas. «La publicidad es demasiado invasiva. Estamos bombardeados por la lotería del estado, la ONCE y ahora las apuestas en internet, que incluso alcanzan a menores de edad a través de las redes sociales», opina Paloma García, trabajadora social de la organización.

García analiza que antes de la llegada del juego online había que dar «explicaciones» cuando se pasaban horas fuera de casa por este motivo, algo que ahora no es necesario al poder desarrollarlo a través del ordenador o de los dispositivos móviles. «Se ha facilitado el acceso al juego y, como consecuencia, el número de personas con problemas», sintetiza García, quien confirma el descenso en la edad de los jugadores, sobre todo en el caso de los hombres.