Ideal

Trescientos granadinos afectados en una estafa de 1.425 millones de dólares

Captura de uno de los vídeos promocionales de Libertagia
Captura de uno de los vídeos promocionales de Libertagia / IDEAL
  • Un juzgado granadino investiga un presunto desfalco, extendido por 40 provincias españolas y países como China o EE UU

Un juzgado granadino investiga una estafa que podría afectar sólo en España a 250.000 personas y la presunta deuda contraída se eleva a un montante económico variable entre 1.425 y 1.180 millones de dólares. De momento hay quinientas denuncias presentadas ya contra la sociedad portuguesa Libertagia, cuyo domicilio fiscal se encontraba en un paraíso fiscal, Bahamas. Los afectados en Granada se elevan a 300, según los cálculos de Lemat Abogados, aunque de momento sólo han denunciado tres.

Este presunto timo es de tipo piramidal. En el escalón más alto se encuentra el fundador de Libertagia, Rui Miguel Pires Salvador. Se trata de una empresa virtual, en estos momentos sin servicio, donde por sólo pinchar anuncios de Internet se ofrecía una ganancia de tres dólares diarios, por un trabajo de apenas veinte minutos. La oferta la ampliaron a otros productos como el 'visionario': una inversión de seis mil dólares permitía al cliente ganancias de 70 euros diarios (unos 80 dólares) por no más de diez minutos de trabajo visitando anuncios de Internet.

El negocio, abierto en 2013, comenzaba a funcionar y los conocidos como líderes, los clientes del segundo escalón piramidal, fueron corriendo la voz entre amigos y familiares. Los beneficios, en algunos casos, alcanzaron el 350%, aunque lo habitual era cobrar intereses superiores al 150%. El tercer escalón comenzó a llenarse de gente. Corría ya el año 2014 y según consta en la denuncia presentada en el Juzgado de Instrucción número 5 de Granada, la empresa comenzó a dejar de pagar en julio de ese año, mientras cada uno de sus clientes iba sumando beneficios registrados en su balance particular de Libertagia, pero no cobrados. Para entonces, según los cálculos del gabinete jurídico Lemat de Granada, representante legal de los afectados, la empresa había ingresado dinero en sus cuentas corrientes por valor de 45 millones de euros, mientras que la deuda mensual contraída con los clientes oscilaba entre los 178 y 147 millones de dólares en todo el mundo, sólo el dinero contabilizado desde julio de 2014 hasta marzo de 2015.

Los primeros denunciantes fueron de los primeros líderes o clientes en formar parte de la empresa y de ahí su exhaustivo conocimiento del funcionamiento de la misma y de las estimaciones de deuda y clientes que tenía Libertagia. La demanda judicial presentada en Granada asegura que el número de clientes en todo el mundo de la empresa oscila entre 1,8 y 2,4 millones de personas. El despacho de abogados Lemat ha recibido ya denunciantes de países como Rusia, Portugal, Colombia, Estados Unidos, Alemania, Perú, Chipre, Italia, Argentina, Angola, China y Bolivia, entre otros.

La magnitud de la presunta estafa da vértigo. El Juzgado de Instrucción número 5 de Granada solicitó a la Audiencia Nacional inhibirse en el proceso debido a que sólo en España hay denunciantes ya de cuarenta provincias. En Granada, tres, aunque se estima que los afectados, según Lemat, se elevan a 300. La Audiencia Nacional aún no ha dado su visto bueno para coger las riendas del caso.

La Guardia Civil de Granada emitió un primer informe el pasado 30 de junio informando de las tres sedes de Libertagia, una en Bahamas, otra en Italia y una tercera en A Coruña, aunque en estos momentos esta última ya no consta. En la fecha del informe los investigadores advierten de que hay 146 perjudicados en España por esta presunta estafa con denuncia presentada, aunque el volumen puede ser mucho mayor. Y alertan en ese documento del gran dimensionamiento de este delito.

«Uno de los problemas que nos estamos encontrando es la lentitud del proceso, aún no aceptado por la Audiencia Nacional. Ello ha permitido ya que Libertagia anuncie su cierre con el consiguiente problema para los denunciantes. Se trata de una estafa piramidal de grandes dimensiones y a escala mundial. Desde Lemat vamos a luchar para esclarecer todo lo ocurrido y lograr que nuestros clientes recuperen el dinero y el tiempo invertido. Pedimos más celeridad porque este asunto está judicializado desde hace más de tres meses y apenas ha avanzado. Es necesario que pase a manos de la Audiencia Nacional», comenta el letrado de este caso y presidente de Lemat, Antonio José García.

IDEAL ha intentado ponerse en contacto con el principal valedor de Libertagia sin obtener respuesta alguna, aunque sí es cierto que esta sociedad emitió un comunicado hace pocos días culpabilizando del cierre de esta empresa a los denunciantes por manchar el nombre de Libertagia y cargaba contra los gestores del negocio en España para justificar sus impagos.

La Policía portuguesa también ha abierto una investigación para esclarecer esta presunta estafa, cuyo origen está ubicado en el país luso y de ahí se fue expandiendo al resto del mundo. El único juzgado habilitado en estos momentos para investigar el caso es el de Granada.

A Libertagia, que fue presentada en sociedad en noviembre de 2013 en Portugal, le prestaban sus servicios otras dos empresas, Joiadmirada, domiciliada en Lisboa, y Senzafrontieri, radicada en Italia. Según consta en la denuncia, Rui Miguel Pires, además de figurar como máximo responsable de Libertagia, también lo hace como apoderado y gerente de Joiadmirada.

En la denuncia también aparecen más nombres como presuntos colaboradores de Rui Pires en todo este entramado, destacando la figura de Cristina Isabel Moreira como la que viene a suplir el papel del gran valedor cuando empiezan a surgir los problemas de impagos. Ella aparece en distintas convenciones de las organizadas por Libertagia dando la cara por una empresa que ella denomina como «piramidal», tal y como consta en la demanda judicial presentada Abogados Lemat.

Rui Pires, que en su pasado trabajó de camarero, se autocalificaba como un luchador contra la pobreza y efectivamente ganó bastante dinero, a tenor de la información suministrada en la denuncia. Su vida dio un giro de 180 grados con Libertagia. Los afectados esperan ahora que se haga justicia, mientras aguardan en su web nuevas noticias.