Ideal

Agraft asegura que el AVE en superficie "viene para quedarse"

  • Esta asociación apela a los partidos políticos para que no utilicen a los vecinos en defensa o contra el modelo de integración en la ciudad

La Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril y del Tranvía (Agraft) rompió ayer el silencio que mantenía desde hace más de año y medio sobre el proyecto de la línea de Alta Velocidad entre Bobadilla y Granada. Sin conocer lo publicado ayer por el BOE sobre el tramo de Loja –o con un análisis pormenorizado del mismo, en su caso–, sus responsables salieron al paso de una serie de noticias aparecidas acerca de la insostenibilidad del AVE, un extremo reconocido por el Tribunal de Cuentas, o sobre los planes de reprogramación de los proyectos de la Alta Velocidad, que aminoren la deuda de 13.000 millones de euros que acumula Adif.

Agraft hizo público a este respecto un comunicado en el que manifiesta que el proyecto ‘low cost’ de AVE en vía única y entrada a Granada en superficie «viene para quedarse». Por todo ello, esta asociación apela a los partidos políticos a que dejen de apoyarse en colectivos ciudadanos bienintencionados, como la Asociación de Vecinos de La Chana, Encina y Angustias, y «dejen de prometerles soluciones imposibles con el único objetivo de obtener un puñado más de votos».

Alternativas

Los dirigentes de esta asociación manifiestan en el mencionado escrito hecho público ayer que «la realidad del AVE es la que es, y ante este nuevo escenario, Agraft propuso hace más de año un estudio de alternativas que tuviera en cuenta los aspectos económicos, las afecciones, la necesaria coordinación administrativa y todas las ubicaciones posibles atendiendo a los criterios de intermodalidad, centralidad, accesibilidad y valor simbólico, así como en sus diferentes opciones: superficie, soterramiento y trazado elevado, a fin de encontrar la mejor solución que no dilapidara el dinero público».

Recuerdan que en septiembre de 2013, Agraft registró una propuesta alternativa para la integración de la Alta Velocidad en Granada, tal y como publicara este periódico. La denominaron la ‘Tercera Vía’ y consistía, en esencia, en una propuesta técnica sobre la integración ferroviaria de Granada que abordaba el problema de los accesos ferroviarios a la ciudad de Granada de manera integral y con un coste muy inferior al del soterramiento por el barrio de La Chana.

«Esta propuesta fue recibida con una interesada indiferencia y un sonoro silencio. No se ha escuchado ni el más mínimo comentario al respecto. No podía ser de otra manera, dado que las polémicas estaban suscritas por acérrimos partidarios de unos y detractores de otros que, por supuesto, no escucharon a otros más que a sí mismos», señalan desde Agraft en su escrito.

Agregan que la ‘Tercera Vía’ sigue ahí y más vigente que nunca.