Ideal

¿Para qué sirve ser ciudad literaria de la Unesco?

Juan García Montero, el alcalde, José Torres Hurtado, y Rocío Díaz, con la candidatura de Granada en sus manos.
Juan García Montero, el alcalde, José Torres Hurtado, y Rocío Díaz, con la candidatura de Granada en sus manos. / Alfredo Aguilar
  • Un total de 69 urbes del mundo están incluidas en las redes de literatura, música, cine, diseño, artesanía, arte digital y gastronomía

La Red de Ciudades Creativas fue lanzada por la Unesco en octubre de 2004 con el objetivo de fomentar el aprovechamiento del potencial creativo, social y económico de las colectividades locales. En la red hay desde ayer 69 ciudades, divididas en siete redes temáticas: literatura, música, cine, artesanía y arte popular, diseño, arte digital y gastronomía. Las ciudades eligen asociarse a una de ellas en función de sus preferencias y se comprometen a destinar a esta red temática su energía y su talento.

Las ciudades elegidas en la red pueden compartir experiencias y crear nuevas oportunidades para sí mismas y para otras ciudades en el marco de una plataforma internacional, en particular para actividades basadas en la noción de turismo creativo. Los objetivos son realizar la oferta cultural de la ciudad a través de esa plataforma; hacer de la creatividad un elemento esencial del desarrollo económico y social; compartir experiencias y conocimientos con las otras ciudades miembros; contribuir a la capacitación de los agentes culturales; fomentar la innovación; y promover la diversidad de la producción cultural en los mercados nacionales e internacionales.

Nacida de la experiencia de la Alianza Global para la Diversidad Cultural creada en 2002 por la Unesco, la Red de Ciudades Creativas comparte con la Alianza Global su voluntad de incentivar las colaboraciones entre el sector público, el privado y la sociedad civil para favorecer el desarrollo de las industrias creativas.

Criterios

Para la inclusión en la red temática de la literatura se valoran especialmente criterios como la calidad, cantidad y diversidad de las iniciativas y de las empresas editoriales, así como la oferta de programas de estudio relativos a la literatura en la educación primaria, secundaria y universitaria.

También puntúa el hecho de que la ciudad sea un ámbito en el que la poesía, el teatro o la narrativa desempeñen una tarea primordial, o la organización de festivales y eventos destinados a dar a conocer y promover la literatura nacional y extranjera.

Otro criterio de admisión es la existencia de bibliotecas, librerías y espacios culturales, tanto públicos como privados, destinados a la defensa, promoción y difusión de la literatura. Asimismo la comisión evaluadora aprecia la importancia de la función activa del sector de la edición en la traducción de obras a partir de diversas lenguas nacionales o foráneas.

Por último, la Unesco considera relevante para formar parte de esta plataforma la participación activa de los medios de comunicación, incluyendo los que provienen de las nuevas tecnologías, en la promoción de la literatura y el desarrollo del mercado de los productos literarios.

La inclusión en la Red de Ciudades Creativas es permanente, aunque es obligatorio elaborar anualmente un informe sobre las actividades realizadas en relación con este programa y enviarlo a la Unesco para permanecer en la lista. En caso contrario, existe la posibilidad de ser expulsada.