ideal.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 25 / 31 || Mañana 23 / 31 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Sexo, mentiras y vídeos entre adolescentes

granada

Sexo, mentiras y vídeos entre adolescentes

Las investigaciones en el último año por casos de acoso a menores en redes sociales se elevan a cuarenta | El 'whatsapp' se convierte en la principal red social entre los menores y de la que están más tiempo enganchados

25.02.14 - 00:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Sexo, mentiras y vídeos entre adolescentes

Kevin Mitnick es un conocido hacker norteamericano encarcelado en distintas ocasiones por entrometerse en los ordenadores de instituciones de Estados Unidos. Con tan solo 16 años logró romper la seguridad de los ordenadores de su colegio. Su último arresto fue en el año 1995 y tras salir de prisión en el año 2002 decidió dar un giro a su vida y pasarse al otro bando. Ahora escribe libros y tiene una empresa dedicada a la seguridad cibernética. Tiene una máxima que pasea por sus conferencias y por las páginas de sus libros: la mayoría de los ataques que se producen en la red están basados en cuatro principios que afectan a la mayoría de la población. «Todos queremos ayudar. El primer movimiento siempre es de confianza hacia el otro. No nos gusta decir no y a todos nos gusta que nos alaben», dice. Estas cuatro trampas suelen ser las herramientas o la ingeniería social utilizada para hacerse con las claves de usuarios de las redes sociales.

Esas cuatro trampas han podido arruinar la existencia de al menos cuarenta adolescentes de esta provincia que vieron el pasado año cómo otros creaban perfiles haciéndose pasar por ellos o simplemente les secuestraban sus propios perfiles de redes sociales como 'tuenti', 'twitter', 'facebook' y 'whatsapp' para vejarlos, chantajearlos o humillarlos no en el patio de un colegio sino en el escenario de Internet.

Policía Nacional detuvo hace pocas semanas a un individuo en Navarra que primero se ganaba la confianza de los menores a través de las redes sociales, después obtenía imágenes de desnudos de estas adolescentes y más tarde comenzaban los chantajes. Este individuo fue denunciado por los padres de una menor granadina a quien conquistó apoyándose en esos cuatro principios que tanto maneja Kevin Mitnick a través de 'tuenti'. Sus víctimas se cuentan por decenas en todo el Estado español.

«La creación de perfiles falsos en la red está a la orden del día, se hace bastante. Y muchos menores caen en la trampa de creerse que al otro lado están hablando con una persona que responde al perfil que se ha creado. A partir de ahí, el ciberdelincuente puede aprovechar su maestría para ganarse la confianza del menor y lograr vídeos o fotografías muy comprometedores para estos menores». Francisco Rodríguez es el inspector, jefe del grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional, que advierte de los cambios que están apareciendo en el uso de estas redes sociales entre los menores de edad. «El 'whatsapp' se ha convertido en el rey de las redes sociales a través del cual se registran la mayoría de los casos de acoso entre menores. Los nuevos teléfonos móviles 4G les permiten manejar archivos de vídeos e imágenes pesados con mucha facilidad, y sobre todo, les permite estar enchufados a cualquier hora y en cualquier sitio donde tengan el móvil. Antes encendían el ordenador para entrar a la red social, ahora está en el teléfono móvil lo cual les permite estar todo el día conectados», señala.

«Cuando una imagen sale de tu móvil pierdes para siempre su control». Este es uno de los mensajes dirigidos a los menores que pretende hacer llegar una guía elaborada por el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) y Pantallas Amigas. El documento, dirigido a los adolescentes y a los padres, busca prevenir el «sexting» entre los adolescentes. El fenómeno, aún incipiente en España pero frecuente en países como Estados Unidos, consiste en la difusión o publicación de fotos o vídeos de tipo sexual, producidos por el propio remitente, utilizando para ello el teléfono móvil u otro dispositivo tecnológico. Normalmente estos contenidos se crean para enviarlos como regalo a la pareja o como una herramienta de flirteo, con lo que el autor es el responsable del primer paso en su difusión.

Desde los doce años

«Los casos de acoso a menores entre iguales se registran habitualmente en edades comprendidas entre los 12 y 16 años. Suelen duplicar o piratear el perfil de la víctima, los someten a continuas vejaciones y humillaciones. Estos adolescentes sufren bastante, su rendimiento escolar cae en picado y por lo general, no suelen conocer los riesgos que asumen cuando practican este tipo de ciberacoso», apunta Alberto, uno de los componentes del equipo del Edite -Delitos Telemáticos- de la Guardia Civil.

La última reforma del Código Penal incluye la penalización de la divulgación de grabaciones o imágenes íntimas obtenidas con el consentimiento de la víctima, pero luego divulgadas sin que ésta lo sepa, cuando afecten gravemente a su intimidad. Hasta ahora solo se castigaba el apoderamiento de cartas o mensajes privados de la víctima, pero no se preveía pena alguna cuando era ella misma quien se los facilitaba a la persona que luego los difundía.

La Guía sobre Adolescencia y Sexting señala que un 4% de los menores españoles entre 10 y 16 años reconoce haberse hecho fotos o vídeos en una postura sexy utilizando el teléfono móvil y el 8,1% declara haber recibido en su teléfono imágenes de ese tipo de chicos o chicas conocidos.

La «falta de cultura de privacidad entre los adolescentes y la menor consciencia de los riesgos» determinan su especial vulnerabilidad, explica el jefe de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional. En este sentido, la mayoría de jóvenes «desconocen las consecuencias que conllevan realizar el «sexting»», resalta el agente del Edite de la Guardia Civil. La difusión y posesión de contenidos de carácter sexual podría llegar a considerarse, según el artículo 189 del Código Penal, creación y distribución de pornografía infantil.

Las imágenes sexuales de menores, las mentiras y el resto de vejaciones divulgados a golpe de fotografías o vídeos por las redes sociales cada vez llegan con más frecuencia a los juzgados granadinos. Detrás hay menores víctimas que reciben golpes demasiados duros. «En las redes sociales como en la vida misma, mejor no fiarse de los desconocidos».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Descuentos

Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.